Con el verano y la jornada intensiva, muchos días apetece aprovechar el tiempo comiendo en el trabajo antes de salir al mediodía. El estrés y las prisas por acabar a tiempo, pueden llevarnos a comprar, de modo habitual, alguna opción de comida rápida, o ‘cualquier cosa’ en el supermercado para salir del paso.

Pero comer sano y variado fuera de casa no es tan complicado como parece, sobre todo si atendemos una serie de consejos que Paula Rodríguez, dietista-nutricionista y miembro del Colegio Profesional de Dietistas Nutricionistas de la Comunidad de Madrid (CODINMA) ofrece para la preparación, conservación y transporte de los alimentos.

Comer en la oficina… sano

  • Dedicar un tiempo a planificar y pensar los platos que vamos a preparar (alimentos y técnicas culinarias).
  • Para que un menú sea variado, equilibrado y saludable, debemos diferenciar los grupos que hay que incluir diariamente de los que hay que consumir semanalmente.
  • Podemos elegir dos platos o bien un plato combinado .Si elegimos un primero donde predominen los hidratos de carbono, el segundo se debe complementar con carne, pescado o huevo, añadiendo una guarnición de verduras y hortalizas.
  • En cambio, si optamos por un plato combinado, una porción debe contener verduras y hortalizas, otra cereales, patatas o legumbres, y una última parte por proteínas (huevo, carne o pescado).
  • El pan integral, el agua y una fruta de temporada son las mejores opciones para completar nuestro menú.
  • Conservar los tuppers o las preparaciones culinarias en el frigorífico para evitar riesgos.
  • Las frutas, las verduras, el gazpacho o el salmorejo son los alimentos que mayor proporción de agua tienen. Además de aportar nutrientes a la dieta, son una excelente opción para mantenernos hidratados.
  • Siempre depende de las costumbres y estilo de vida de las personas, pero la energía total diaria debe distribuirse de la siguiente manera: 25% desayuno, 30-35% comida, 15% merienda y 25-30% cena.
  • El mejor envase para almacenar y transportar los alimentos es el de cristal. En el caso de que se utilicen de plástico se recomiendan aquellos que cumplan con la legislación y que sean aptos para calentar en el microondas.
  • Por último, para que los platos aguanten más tiempo es preferible llevar el aliño (aceite de oliva virgen y vinagre) aparte, y añadirlo justo antes de consumirlo.
Resumen
Título
Comer en la oficina, pero comer sano
Descripción
Comer sano y variado fuera de casa no es tan complicado si atendemos una serie de consejos que ofrece el Colegio Profesional de Dietistas Nutricionistas de la Comunidad de Madrid (CODINMA).
Autor