El 2021 comenzó con ciertas expectativas, con la recuperación de los precios de algunos productos, con un reconocimiento social y mediático importante, pero finalmente termina con protestas agrarias por todo el país exigiendo, una vez más, respeto y precios justos. Y es que el tremendo incrementó de los costes de producción frenó cualquier expectativa de progreso del campo español.

Es la principal conclusión que se extrae del balance del año 2021 hecho por la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), que apunta que ha sido un año de tristes récords para el campo: récord en costes de producción y récord en siniestralidad meteorológica. Un año que empezó con Filomena y terminó con ríos desbordados, en unas zonas, y graves sequías en otras. Sin olvidar el volcán de La Palma y sus terribles efectos en la agricultura palmera.

Como hitos legislativos, UPA ha recordado el acuerdo final para la reforma de la Política Agraria Común europea (PAC) —“mejorable, pero con elementos positivos”, comentan— y la nueva Ley de la Cadena Alimentaria. En el lado negativo, el blindaje del lobo ibérico, ninguneando a los ganaderos, “una torpeza política cuyos efectos ya se están sufriendo en el medio rural español”.

En cuanto a 2022, la organización agraria confía en que la nueva Ley de la Cadena Alimentaria empiece a dar sus frutos, fortaleciendo la posición de los agricultores y ganaderos y logrando un sistema más justo para la comercialización de alimentos “desde la granja hasta la mesa”, y muestra su esperanza en superar de una vez por todas la nefasta pandemia de COVID-19 y que los precios justos lleguen a todos los sectores.

Balance 2021 para el campo

La Política Agraria Común (PAC). Tras años de negociación las diferentes instituciones comunitarias han ratificado los documentos de base, que han servido para la elaboración del Plan Estratégico (PEPAC), que se encuentra en fase de audiencia pública. “A pesar de lo complicado que supone la modificación de sistemas muy establecidos, en el seno del PEPAC vemos luces y sombras. Por un lado, por primera vez en España, se van a poner en marcha sistemas de retribución más equilibrada, lideradas por el establecimiento de techos por explotación y por la nueva ayuda redistributiva”, explican desde UPA.

La nueva Ley de la Cadena Alimentaria. Se trata de una norma que deberá servir para cambiar la forma de operar en la cadena alimentaria, restableciendo el equilibrio perdido por unas relaciones de fuerza y capacidades de negociación totalmente asimétricas durante décadas. Para UPA “esta Ley es un logro histórico de los agricultores y ganaderos de toda España que, con su esfuerzo, sus demandas y sus reivindicaciones durante los últimos años logran así una protección legislativa sin precedentes y que sitúa a España a la vanguardia de la protección del sector productor en Europa”.

Los costes de producción. En este 2021 se ha sufrido una coyuntura sin precedentes donde todos los elementos que intervienen en la estructura de costes del sector agrario están experimentando una subida sin precedentes. “Una tormenta perfecta en la que agricultores y ganaderos se enfrentan día a día a un encarecimiento de sus materias primas, lo que está poniendo en situación realmente complicada a muchas explotaciones”, explican, añadiendo que esta subida es generalizada y afecta a todos los inputs: energía y carburantes, fertilizantes, fitosanitarios, plásticos, piensos, repuestos, maquinaria, vidrio, cartonaje, transporte…

El documento completo del balance 2021 para el campo de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), puede consultarse en esta dirección.

Resumen
Balance del año 2021 para el campo
Título
Balance del año 2021 para el campo
Descripción
El 2021 comenzó con ciertas expectativas, con la recuperación de los precios de algunos productos, con un reconocimiento social y mediático importante, pero finalmente termina con protestas agrarias por todo el país exigiendo, una vez más, respeto y precios justos.
Autor