Las posibles medidas de control a tomar frente a la plaga del cotonet —un insecto que llega a convertirse en plaga, fundamentalmente en los cítricos— fueron objeto de debate ayer martes en el Senado, a lo largo de la intervención del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas.

En este sentido, el ministro destacaba que la lucha eficaz contra la plaga del cotonet pasa por adoptar una estrategia integral, un plan de acción a lo largo de todo el año, insistiendo en que los diferentes tratamientos fitosanitarios empleados, entre ellos el metil-clorpirifo —sustancia peligrosa para la salud humana y prohibida por la Unión Europea— no han impedido la dispersión de la plaga, que se ha debido, sobre todo, al transporte entre parcelas afectadas.

Planas advertía también sobre el riesgo que supondría una autorización excepcional de esta sustancia, ya que al estar vetada por la UE, “cualquier mínimo residuo que pudiera detectarse de esta sustancia conllevaría el rechazo de los productos españoles por parte de los operadores y las autoridades de los países de destino. De acuerdo con la legislación comunitaria, está prohibido comercializar productos que contengan residuos de esta sustancia”, añadiendo que “si supiera que esa es la mejor solución la tomaría, pero no la tomo por responsabilidad”.

Plan de lucha integral contra el cotonet

En respuesta a una interpelación del Grupo Popular, el ministro subrayaba la necesidad de contar con un plan de lucha integral, puesto que el uso del metil-clorpirifos no ha resultado ser eficiente para evitar la propagación de esta plaga. El Delottococuccus aberiae, conocido como ‘cotonet de Les Valls’, además de afectar a cítricos, provoca daños en caqui y níspero. Hasta ahora se ha detectado en la Comunidad Valenciana y también en la provincia de Tarragona.

Un tema sobre el que Planas recordaba la obligación de hacer frente a esta plaga mediante sustancias no tóxicas, a través de productos fitosanitarios alternativos, organismos de control biológico y métodos biotecnológicos de control poblacional mediante la feromona de la plaga, haciendo hincapié en la necesidad de no olvidar las medidas de bioseguridad, pues es evidente que la plaga se ha transportado de unos lugares a otros.

Advertencia de la EFSA sobre la toxicidad del metil-clorpirifos

Respecto a la denegación de la autorización por parte de la Unión Europea del uso de metil-clorpirifos para combatir la plaga de cotonet, el ministro puntualizaba que la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA, siglas en inglés) consideró que esta sustancia suponía un riesgo potencial grave para la salud de las personas, por lo que propuso su “no renovación”. Dicha propuesta fue votada y aprobada por el Comité Permanente de la Cadena Alimentación y la sustancia fue cancelada.

Ante esta situación, Luis Planas aseguraba que el ministerio ha estado trabajando, en coordinación con la Comunidad Valenciana, en métodos biológicos de lucha mediante la realización de ensayos que permitiesen la autorización del organismo de control biológico Anagyrus aberiae, un depredador natural cuyas sueltas comenzaron a realizarse a partir de septiembre de 2020. También se ha autorizado, de manera excepcional, el uso de feromonas para el control de la plaga.

Resumen
A debate las medidas de control frente a la plaga del cotonet en cítricos
Título
A debate las medidas de control frente a la plaga del cotonet en cítricos
Descripción
Las posibles medidas de control a tomar frente a la plaga del cotonet —un insecto que llega a convertirse en plaga, fundamentalmente en los cítricos— fueron objeto de debate ayer martes en el Senado, en la intervención del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas.
Autor