Se trata de preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez: ¿la cerveza o el vino contienen un tipo de alcohol más flojo que los combinados? ¿Afectan a la salud o al estado general de un modo diferente? ¿Es lo mismo beberse unas cuantas cañas que un gin tonic?

Se trata de preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez: ¿la cerveza o el vino contienen un tipo de alcohol más flojo que los combinados? ¿Afectan a la salud o al estado general de un modo diferente? ¿Es lo mismo beberse unas cuantas cañas que un gin tonic?

Según explica la Federación Española de Bebidas Espirituosas (Febe) en su portal oficial, rotundamente no existen alcoholes ‘fuertes o duros’.

Las bebidas alcohólicas (vinos, sidras, cervezas, espirituosos —brandy, whisky, ron, aguardientes, anís, ginebras, licores—), se obtienen a partir de materias primas agrícolas, responden a una rica diversidad de tradiciones y procesos de elaboración, pero tienen una cosa en común: el alcohol que contienen es el mismo, es equivalente.

La molécula ‘alcohol’ es idéntica, cualquiera que sea la bebida alcohólica. Así, una bebida comercializada con una graduación alcohólica elevada, como muchos espirituosos, no contiene un alcohol más potente o más fuerte que una bebida con menos grados. De hecho, bajo el término ‘alcohol’ hay que entender la cantidad de ‘etanol’ o de ‘alcohol puro’, componente común a todas las bebidas alcohólicas.

Al igual que la de ‘alcoholes duros’, la expresión ‘alcoholes fuertes’ o alcohol ‘de alta graduación’ da lugar, por contraposición al peligroso concepto de ‘alcohol suave’, o ‘de baja graduación’, que puede hace pensar que algunos alcoholes son intrínsecamente más inofensivos que otros.

 

Resumen
¿Existe el alcohol más flojo o más fuerte?
Título
¿Existe el alcohol más flojo o más fuerte?
Descripción
Se trata de preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez: ¿la cerveza o el vino contienen un tipo de alcohol más flojo que los combinados? ¿Afectan a la salud o al estado general de un modo diferente?
Autor