La agricultura que se desarrolla en los invernaderos solares del sudeste español se ha convertido en un modelo de éxito a nivel mundial por el mérito de haber convertido un terreno árido en el mayor vergel de Europa, capaz de producir frutas y hortalizas frescas de la más alta calidad durante todo el año de […]

La agricultura que se desarrolla en los invernaderos solares del sudeste español se ha convertido en un modelo de éxito a nivel mundial por el mérito de haber convertido un terreno árido en el mayor vergel de Europa, capaz de producir frutas y hortalizas frescas de la más alta calidad durante todo el año de una forma sostenible medioambientalmente.

En las 35.000 hectáreas de invernaderos solares existentes en las provincias de Almería y Granada, que suponen el 0,25% de toda la superficie agraria de España, se consiguen 4,5 millones de toneladas de frutas y hortalizas, el equivalente al total de productos hortofrutícolas que cultiva Alemania. Esto da una idea de la capacidad productiva de estos invernaderos, capaces de proveer de hortalizas frescas y saludables durante todo el año a 500 millones de personas.

Invernaderos solares con las últimas innovaciones

Unas cifras que son posibles gracias a una innovación constante —de hecho, la provincia de Almería alberga algunas de las empresas y startups más punteras en innovación agrícola a nivel mundial— que abarca cinco ámbitos, principalmente:

  • Tecnología de precisión para el aprovechamiento del agua. El agua es el recurso más limitante para la producción de alimentos en el mundo, y en Almería, con un 24 % del terreno árido, el agua es un bien escaso, por eso, los cultivos de invernadero optimizan al máximo los recursos hídricos mediante una tecnología de precisión: a la tradicional técnica del enarenado, se suma el riego por goteo, el riego localizado de alta frecuencia controlado por sistemas informáticos o el riego interconectado a los sistemas de control del clima en los invernaderos, basados en el uso de sondas de temperatura, humedad y viento.
  • Mejora genética. Almería concentra a las grandes empresas de biotecnología vegetal del mundo, una docena de multinacionales que controlan el 90 % del mercado de semillas a nivel mundial y que investigan para conseguir nuevas variedades que se adapten mejor a los climas cálidos y que sean más resistentes a las plagas. Además de experimentar con semillas cuyos frutos varíen en tamaños, formas, colores y sabor.
  • Lucha biológica. Estos invernaderos solares también son líderes en el mundo en la implantación del control biológico —uso de insectos buenos que acaban con las plagas que afectan a los cultivos— en detrimento de productos fitosanitarios. De las 35.000 hectáreas de cultivo bajo abrigo existentes en Almería y Granada, el 75 % utilizan el control biológico.
  • Las cubiertas. Aunque, aparentemente, parezcan muy simples, las cubiertas plásticas utilizadas en los invernaderos son el resultado de años de investigación e innovación, consiguiendo optimizar las condiciones en las que se desarrollan los cultivos con el menor consumo de energía, incrementando la productividad y optimizando los recursos hídricos y energéticos.
  • Digitalización. Big data, inteligencia artificial, drones, sensores, mapeo digital, tecnología blockchain, machine learning, robótica… están permitiendo optimizar la toma de decisiones en todas las etapas del ciclo productivo, busca aumentar la eficiencia y la productividad en los cultivos con el menor uso de insumos.
Resumen
Invernaderos solares con las últimas innovaciones para producir las mejores frutas y hortalizas
Título
Invernaderos solares con las últimas innovaciones para producir las mejores frutas y hortalizas
Descripción
La agricultura que se desarrolla en los invernaderos solares del sudeste español se ha convertido en un modelo de éxito a nivel mundial por el mérito de haber convertido un terreno árido en el mayor vergel de Europa, capaz de producir frutas y hortalizas frescas de la más alta calidad durante todo el año.
Autor