Se acerca el veranito, una época del año en la que entre el calor y las horarios poco habituales, se agradecen platos más ligeros, fáciles de digerir y sobre todo, sencillos de preparar. Como estas tres ensaladas, todas ellas muy sabrosas y diferentes, para todos los gustos y momentos. Rodajas de pepino con salsa de […]

Se acerca el veranito, una época del año en la que entre el calor y las horarios poco habituales, se agradecen platos más ligeros, fáciles de digerir y sobre todo, sencillos de preparar. Como estas tres ensaladas, todas ellas muy sabrosas y diferentes, para todos los gustos y momentos.

Rodajas de pepino con salsa de yogur y piñones

Pelamos un par de pepinos, dejando alternativamente una tira limpia y otra con su piel. Más sano y más sabroso. Cortamos en rodajas finas, más estéticas si lo hacemos en ángulo.

Las colocamos en una fuente plana, una sola fila. En un recipiente aparte, mezclamos un yogur con albahaca, pimienta molida y un chorrito de aceite de oliva virgen.

Cubrimos las rodajas con esta salsa, le añadimos los piñones y una pizca más de albahaca y pimienta molida para decorar y al frigorífico media hora antes de servir, para que la ensalada quede verdaderamente fresquita.

Ruedas de tomate al “aji-comino”

Cortar los tomates en rodajas de un centímetro de grosor. Colocar en una fuente. Salpimentar.

En un mortero o batidora, majar un par de dientes de ajo con comino en grano. Añadir un chorrito de aceite de oliva virgen y unas gotas de salsa Perrins.

Rocair la salsa sobre los tomates y si fuera necesario, añadir por encima más aceite y sal.

Berenjenas marinadas

Pelar las berenjenas con la misma técnica que los pepinos: piel una tira sí y otra no. Cortar en rodajas de un centímetro de grosor.

Asar a la plancha despacio, hasta que se doren y colocar sobre una fuente.

Preparar una vinagreta a base de zumo de limón y vinagre al estragón a partes iguales, ligarla con aceite, añadir sal, pimienta y orégano y batir todo muy bien.

Cubrir las berenjenas con el líquido y dejar que enfríe en el frigo. Está mejor de un día para otro.