Un calado de 2.400 antiguas barricas construidas en 1960, la historia viva de la crianza de magníficos vinos, ha sido rehabilitado para su utilización en enoturismo por Bodegas Riojanas, que completa así la adecuación de sus centenarias instalaciones en Cenicero (La Rioja) a la creciente demanda actual de este tipo de experiencias que unen la […]

Un calado de 2.400 antiguas barricas construidas en 1960, la historia viva de la crianza de magníficos vinos, ha sido rehabilitado para su utilización en enoturismo por Bodegas Riojanas, que completa así la adecuación de sus centenarias instalaciones en Cenicero (La Rioja) a la creciente demanda actual de este tipo de experiencias que unen la tradicional cultura del vino con el placer de los viajes.

Esta bodega acondicionó hace una década la instalación original de 1890 con el fin de potenciar la actividad enoturística. Durante estos años se le ha ido dotando de espacios y servicios dirigidos fundamentalmente a los numerosos aficionados atraídos por el mundo del vino, a los que se ofrecen, demás de la visita a bodega y degustación de vinos, desde exposiciones pictóricas a conciertos musicales o actividades didácticas, como las jornadas vitivinícolas organizadas por la Universidad de La Rioja.

Visitas públicas

 El escenario de estas actividades es el antiguo almacén, reconvertido en un salón de actos que la bodega ofrece, junto a varias salas de reuniones, en régimen de alquiler para la celebración de eventos empresariales y actos culturales. Las inversiones se han orientado tanto a la adecuación de un circuito para visitas, completado ahora con la nave de barricas y la incorporación de diversos elementos didácticos, como a la dotación de recursos humanos.

 Personal especializado atiende las visitas a la bodega de forma personalizada en función de las características de cada grupo y adaptando el horario a sus necesidades. El coste por persona se sitúa en torno a los 10 euros y permite conocer el proceso de elaboración y crianza del vino, así como degustar las últimas añadas acompañadas de productos típicos de la gastronomía riojana.

 

Artículos relacionados

Enoturismo y turismo gastronómico apuestan por un mayor dinamismo

Rioja, mejor destino enoturístico 2013 según ‘Wine Enthusiast’

Finca de los Arandinos, premio ‘Best Of’ por Great Wine Capitals

Cómo disfrutar del Día Europeo del Enoturismo

En primavera, vino, maridajes, bodegas y spa con uvas

Las comunidades sin playa ‘buscan salida’ en el turismo interior

Pasaporte para disfrutar del enoturismo en Rías Baixas

Enoturismo a lomos de una Vespa

Un libro sobre bodegas españolas, premio Gourmand en París

Cinco nuevas Rutas del Vino en España


{jathumbnail off}