Esta semana se ha puesto en marcha en Alemania el portal Lebensmittelklarheit.de, un proyecto iniciado y apoyado por la ministra alemana de Consumo Ilse Aigner que tiene como objetivo permitir que cualquier consumidor de este país tenga acceso a toda una serie de datos pormenorizados relativos a los alimentos que se comercializan en los establecimientos […]

Esta semana se ha puesto en marcha en Alemania el portal Lebensmittelklarheit.de, un proyecto iniciado y apoyado por la ministra alemana de Consumo Ilse Aigner que tiene como objetivo permitir que cualquier consumidor de este país tenga acceso a toda una serie de datos pormenorizados relativos a los alimentos que se comercializan en los establecimientos nacionales, así como la posibilidad de denunciar no solo posibles infracciones sino incluso deficiencias o diferencias respecto a la información ofrecida oficialmente.

El portal, que en castellano se traduciría como ‘Claridad en los alimentos’, está editado por la Asociación Central Federal de Consumidores de Alemania y la Asociación Central de Consumidores de Hesse, quienes ya han puntualizado que su puesta en marcha no se debe a la reciente crisis por E.coli sufrida en Alemania, sino que se trata de un proyecto en el que ambas instituciones venían trabajando desde hace más de un año.

A través de Lebensmittelklarheit.de, cuando un consumidor considere que un producto alimenticio no solo infringe alguna norma legal sino que por alguna razón no responde a la información de ingredientes o nutricional ofrecida en su etiqueta,  puede informar de ello en al propia página, lo que dará origen a que las asociaciones de consumidores responsables del portal comenten la queja, dando al fabricante la oportunidad de pronunciarse al respecto, antes de proceder a posibles acciones oficiales.

Los expertos legales salen al paso

La Federación de Derecho Alimentario de Alemania (BLL) ya ha advertido que habrá que observar con cautela y detenimiento esta recién estrenada plataforma: “El portal debe atenerse a las normas alimentarias vigentes”, subrayaba Matthias Horst, director de la BLL. A esta federación le preocupa fundamentalmente que Lebensmittelklarheit.de pueda convertirse en un canal para dar alas a todo tipo de quejas, estén fundamentadas o no legalmente.

Esta nueva iniciativa se une a otras aprobadas recientemente por la Unión Europea en cuanto a la obligación de indicar detalladamente en las etiquetas de productos alimentarios los ingredientes relativos a valores nutricionales y especialmente los niveles de grasas, sal y azúcar, de modo que esta información les permita optar por una dieta saludable, contribuyendo así a la lucha contra la obesidad.