Hablar de street food o comida callejera en España parece algo exótico y lejano. Sin embargo se trata de un fenómeno muy habitual en muchas de las grandes ciudades del mundo en las que se han constituido mercadillos y barrios enteros en torno a esta costumbre que, lejos de entenderse como el fruto de malos […]

Hablar de street food o comida callejera en España parece algo exótico y lejano. Sin embargo se trata de un fenómeno muy habitual en muchas de las grandes ciudades del mundo en las que se han constituido mercadillos y barrios enteros en torno a esta costumbre que, lejos de entenderse como el fruto de malos hábitos alimenticios y un ritmo de vida acelerado, se ha posicionado como la comida más venerada, buscada y consumida por locales y turistas.

‘Flautas’ de José Andrés en el Food Truck Pepe, Washington

Si atendemos al contexto español y más concretamente el andaluz, la cultura de comer en la vía pública está más arraigada en la sociedad de lo que parece. Ferias, conciertos, partidos y toda clase de eventos han servido de pretexto para montar puestos de comida ambulante.

Sin embargo, forma de cocina —muy cercana a la climatología y las costumbres andaluzas—choca legalmente con una normativa que imposibilita su implantación.

‘Street gourmet’

Por ello y de la mano de un grupo de jóvenes emprendedores de Sevilla y Málaga ha nacido Andalucía Popup, un movimiento pionero en la región que pretende fomentar un street food de calidad gourmet, así como los eventos pop up (emergentes) de diferentes disciplinas artísticas que, de modo natural y paralelo surjan a su alrededor.

La idea propone la democratización de la comida gourmet con un formato urbano, asequible y sostenible, a través de diseños como los contenedores marítimos reciclados, los food truck (camiones convertidos en restaurantes) o los puestos deluxe (cocinas móviles), formatos que ya son utilizados en otras partes del mundo y que en España están comenzando a implantarse.

Entre los proyectos de street food ya existentes en las calles andaluzas:

  • Kiosco La Bicicleta, en los Bermejales, que ofrece una cocina en la que su chef Jaime Romero reinventa las tapas clásicas y se atreve con tartares y tatakis, respetando el producto y apostando por el concepto kilómetro cero.
  • Lacayejera, primer food truck andaluz ubicado en Sevilla, que aporta el concepto de ‘Slow Fast Food’, comida gourmet en apenas quince minutos. En su carta se pueden encontrar hamburguesas, cremas frías o woks, siempre con productos frescos y locales.
  • SushiThai, especializado en sushi, tartar y ensaladas. Las creaciones de la chef Thiya Singhanu se centran en la cocina tailandesa y japonesa con un guiño a la gastronomía española.
  • La Burratina, que se ubicará próximamente en el mercado gourmet Lonja del Barranco en Sevilla con una oferta gastronómica basada en mozzarellas y burratas frescas elaboradas de manera artesanal cien por cien andaluzas.

 

Artículos relacionados

Mulafest: tendencias, cultura urbana y street food

Londres y su cocina metropolitana, lo nuevo de San Sebastián Gastronomika

‘Le Grand Fooding’: los cocineros, su comida y sus tatuajes

Hamburguesa de ramen, lo último en Nueva York

Cómo viajar por el mundo como un nativo


{jathumbnail off}