En los últimos años, las estadísticas reflejan un creciente interés de las mujeres en la cerveza, a la vez que diversas marcas han intentado hacerse con este interesante y potencialmente rentable sector del mercado, con propuestas basadas en sabores ligeros, o bien mezclados con limón, e incluso con aportaciones tan exóticas como un toque de […]

En los últimos años, las estadísticas reflejan un creciente interés de las mujeres en la cerveza, a la vez que diversas marcas han intentado hacerse con este interesante y potencialmente rentable sector del mercado, con propuestas basadas en sabores ligeros, o bien mezclados con limón, e incluso con aportaciones tan exóticas como un toque de frambuesa o chocolate, como ya hizo en su día la compañía británica Meantime Brewing.

El último esfuerzo para atraer a las mujeres hacia la cerveza proviene de uno de los mayores fabricantes, Molson Coors, que han invertido una gran cantidad de tiempo y dinero en un trío de «femeninas» y «sofisticadas» cervezas bajo el nombre de Animée (en castellano “animada” y referido a los dibujos animados).

Según sus previsiones, la nueva marca logrará cambiar las actitudes del 79% de las mujeres del Reino Unido que raramente o ninguna vez beben cerveza. Además, siempre según sus datos, el porcentaje de mujeres británicas que sí bebe cerveza habitualmente es del 17%, en comparación con las estadounidenses, que lo hacen en un 25%.

Las calorías, principal ‘problema’

El punto de partida de Molson Coors es el hecho de que según reflejan las investigaciones, lo que principalmente preocupa a las mujeres de la cerveza es su fama de aportar demasiadas calorías y la posibilidad de que engorde más que otros productos alternativos como el vino.

Para vencer esta imagen negativa, la nueva Animée es una cerveza ligera, gracias al proceso de filtración utilizado durante su fabricación y con un sabor más fresco y suve, con menos gas,  que han logrado reduciendo el carbonatado durante el proceso de elaboración del producto. Además está disponible en tres variedades diferentes: ‘clara filtrada’, ‘rosa crujiente’ y ‘limón picante’.

Lo más curioso de esta decisión de Molson Coors de optar por los ‘sabores exóticos’ es que la compañía ya fabrica actualmente algunas cervezas que, según esta teoría,  podrían promocionarse hacia las mujeres, como la espléndida y refrescante Kasteel Cru, que cuenta con la original credencial de estar elaborada en la Alsacia con levadura de champagne, o la  recientemente adquirida, más tradicional y tremendamente exitosa cerveza de barril Doom Bar.