El pasado año 2015 marcó el inicio de la recuperación de la alimentación en España. Por un lado, el gasto per cápita en los hogares ascendió, llegando a los 1.502,9 euros por persona y el consumo a los 656,7 kilos; y por otra parte, fuera del hogar, todos los canales de restauración, a excepción de los hoteles, situaron sus ventas en positivo.

Son algunas de las principales conclusiones del Informe del consumo de alimentación en España 2015, un trabajo realizado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que recopila diversos estudios como el Panel de consumo alimentario en hogares, el Barómetro del Clima de Confianza del Sector Agroalimentario, el Panel de consumo de bebidas frías fuera de los hogares, las Variables de consumo extradoméstico, y el Panel de cuantificación del desperdicio alimentario en hogares, que se incluye como novedad este año. La suma de los datos contenidos en todos ellos permite disponer de una información completa del gasto total en alimentación en España, así como una fotografía de los alimentos que comemos, tanto en el hogar como fuera de él, cuánto se gasta y qué productos, cómo y dónde se compran.

El informe se inicia con un análisis de la población y el número de hogares, un factor clave en la dimensión del consumo de la alimentación y su evolución. Sus cifras constatan una disminución de la población española en los últimos cinco años del 1,27%, pasando de 47.021.031 personas en 2010 a 46.423.064 en 2015. También se aprecia un incremento significativo de hogares de menor tamaño, unipersonales formados por un joven o un adulto independiente.

En cuanto a los datos generales, de acuerdo con el informe, el gasto total en alimentación en España en 2015 ascendió a 99.037 millones de euros, con un incremento del 1,01% sobre la cifra de 2014, rompiéndose la tendencia a la baja registrada en el último año. Esto ha sido posible gracias al buen comportamiento de la demanda de alimentación y bebidas para el consumo tanto dentro como fuera de los hogares.

En los hogares

En los hogares españoles. El gasto en alimentación total ha ascendido a 67.043 millones de euros, lo que supone el 67,7% del gasto total.

  • Por categorías, destaca la importancia de los productos frescos en la alimentación de los hogares, que suponen el 41,3% del volumen total consumido y un 44,5% del presupuesto total destinado a la alimentación.
  • Por tipos de productos, destaca el crecimiento del consumo de alimentos como los frutos secos (+2%), la pasta (+1,5%), los derivados lácteos (+1%) y las frutas y hortalizas transformadas (+0,9%).
  • La bollería, pastelería, galletas, cereales y productos navideños han mantenido un consumo estable en 2015.
  • Sin embargo, en otros alimentos como el aceite, la leche líquida, la carne, el pescado, el pan, las frutas frescas, las hortalizas frescas, las patatas, las legumbres y los huevos se constata un descenso en el consumo durante 2015.
  • En cuanto a las bebidas, los datos muestran un aumento en el consumo de los vinos tranquilos con DOP, los vinos con IGP, el agua envasada y las bebidas espirituosas, y un descenso en el caso de los vinos espumosos (incluido Cava) y vinos gasificados con DOP, los vinos sin DOP/IGP, y las bebidas refrescantes.

En relación a los datos de consumo por tipo de hogar, destaca la importancia de los hogares formados por retirados que representan el 23,2% de los hogares. Los retirados se caracterizan por un consumo de productos frescos y productos de la dieta mediterránea superior a la media de los hogares españoles. Son más afines a productos tradicionales y en su dieta incluyen aquellos productos que les ayudan a cuidar su salud y lograr una dieta equilibrada.

Hábitos de compra

En relación con los hábitos de compra, la salida de la crisis se percibe en un descenso tanto en el porcentaje de consumidores que elaboran una lista antes de realizar las compras de alimentación como en el porcentaje de consumidores que manifiestan haber modificado su forma de cocinar/comprar para aprovechar mejor los productos y contribuir al ahorro.

  • Respecto a los establecimientos de compra, el supermercado es el canal preferido por los consumidores para realizar sus compras, representando el 44,1% de las compras de productos de alimentación. Sin embargo, los hogares españoles prefieren acudir al comercio especializado para adquirir productos frescos.
  • Asimismo, se mantiene la tendencia del año pasado en los factores que deciden la elección de los establecimientos por parte de los consumidores. De esta forma, la calidad, la proximidad/cercanía y los buenos precios aparte de las ofertas, son los principales condicionantes a la hora de elegir el consumo.
  • La compra por internet de productos de alimentación va incrementándose año tras año y, durante 2015, un 10,8 por ciento de los consumidores declaró haber realizado alguna compra de alimentos y bebidas a través de la red. Este canal incipiente de compras para el hogar representa el 0,8 por ciento de las compras totales, por lo que se puede considerar un canal aún con alto potencial de desarrollo.
  • En cuanto a la importancia de las marcas, destaca la fidelidad de los consumidores que, en un 71,5 por ciento de los casos, declara comprar siempre las mismas marcas de alimentación. Por otra parte, las marcas del distribuidor mantienen una representatividad notable puesto que casi 8 de cada 10 consumidores declaran comprar algún producto con la marca propia del establecimiento.

El panel incluye, además, una visión del consumo y del gasto por Comunidades Autónomas. De estos datos se desprende que por encima del consumo medio per cápita (656,7 kg/l) se sitúan, entre otras, Cataluña (723,3), Cantabria (717,5), Islas Baleares (703,4), Aragón (692,5) e Islas Canarias (690,7), en tanto que Extremadura (610,5), Castilla La Mancha (611), Andalucía (616,5) y Comunidad de Madrid (618,4) son las que reflejan menor consumo.

En cuanto a la evolución del gasto, cuya media en España es de 1.502,9 euros, las Comunidades que destacan son Cataluña (1.766,3), País Vasco (1.763,3) y Cantabria (1.703,7). Por su parte, Castilla La Mancha (1.271,9), Extremadura (1.275), Andalucía (1.301,8), Islas Canarias (1.394,3) y Región de Murcia (1.440,5) son las de menor gasto per cápita.

Fuera de los hogares

Durante el año 2015, el gasto total en consumo alimentario fuera del hogar ascendió a 31.994 millones de euros. Esta cifra es el resultado de los 6.601,8 millones de visitas que efectuaron los españoles a los establecimientos de restauración y del gasto medio de 4,85 euros por comensal en cada visita. En comparación con el año anterior, supone un ascenso del 1,2% en la cifra de ventas como resultado, principalmente, del ligero aumento tanto de las visitas como del ticket medio. Por tanto, 2015 marca el inicio de la recuperación de la restauración en España con una ganancia neta cercana a los 400 millones de euros.

Los datos muestran como los restaurantes de servicio completo (a la carta y menú) concentran prácticamente la mitad de las ventas del sector. Asimismo, en 2015 se ha estabilizado el número de ítems por comanda, situándose en 2,6. Estas comandas con menos productos sobre la mesa cada vez más sustanciales, suponen además platos y bebidas más caros.

Salir de copas

En 2014 el Ministerio puso en marcha un estudio que permite disponer de datos del consumo de bebidas frías (bebidas espirituosas, cervezas, vinos, bebidas refrescantes, agua, zumos, y bebidas a base de zumo y leche) fuera del hogar realizado por los individuos residentes en España peninsular y Baleares, del que se desprende que el gasto en bebidas frías fuera del hogar durante 2015 asciende a 9.256,75 millones de euros, que equivale a 2.051,14 millones de litros y cerca de 4.701,09 millones de consumiciones.

Cuando se evidencia un mayor consumo de bebidas frías fuera del hogar es en el tercer trimestre, que es precisamente el que coincide con el periodo estival y con los meses más calurosos del año. De esta forma, el 96,1% de los individuos españoles consumieron algún tipo de bebida fría fuera de casa en el citado trimestre, siendo algo menor en el resto de trimestres.

Comparando el consumo de bebidas frías dentro y fuera de los hogares, el 74% de los litros que se consumen en España de bebidas frías se consumen dentro del hogar, siendo su proporción en valor de un 33,6 por ciento. Así pues, el 26% de los litros del volumen se corresponde con el consumo fuera del hogar, siendo su proporción en valor del 66,4%. La sidra y las bebidas espirituosas son las categorías en las que el consumo fuera del hogar adquiere una mayor importancia. Le siguen la cerveza, como tercera categoría en la que el consumo fuera de casa está por encima de la media en el hogar.

Resumen
Título
Aumenta el gasto en alimentación, dentro y fuera del hogar
Descripción
El gasto per cápita en los hogares ascendió, llegando a los 1.502,9 euros, y fuera del hogar, todos los canales de restauración, a excepción de los hoteles, situaron sus ventas en positivo.
Autor