Barcelona Café Week, un evento en el que desde hoy viernes y hasta el 21 de mayo múltiples cafeterías de Barcelona ponen de relieve cómo el café se está convirtiendo, cada día más, en una bebida sibarita a través de actividades como catas de café, menús hechos a base de la bebida o talleres baristas.

En España ha costado más que en otros países, pero finalmente el café está recibiendo el reconocimiento como la bebida que es. Los propietarios de las cafeterías participantes en la Barcelona Café Week —desde hoy viernes y hasta el 21 de mayo— aseguran que “por fin nos hemos atrevido a educar nuestro paladar, que los clientes han empezado a mirar más allá del café típico, a valorar sus variedades y su calidad”.

En este sentido la aportación de los locales especializados ha sido crucial porque no han perdido en ningún momento la fe en arriesgar por un café de calidad, al que, además, han sumado actividades complementarias como catas de café, menús hechos a base de la bebida o talleres baristas. Todos los locales que participan en Barcelona Café Week, así como las actividades preparadas alrededor del mundo del café pueden consultarse en esta dirección.

La reconversión del café

Algunos rasgos destacados de esta apuesta, de esta reconversión por la que el café se vuelve sibarita son:

Fincas de café. Las cafeterías que apuestan de verdad por el café cuidan mucho sus proveedores, conocen sus fincas y de dónde procede exactamente su producto. Se trata de una parte esencial en su proceso de elaboración: “Todo influye, por supuesto el clima, o la vegetación que rodea la finca, todo, por eso nos fijamos en parcelas de finca muy concretas, como sucede con el vino”, comenta Carme Callizo, de SlowMov.

Bebida de temporada. El café también depende de la temporalidad y las buenas cafeterías se preocupan por ello, como por ejemplo Skye Coffee Co., donde siempre sirven café de temporada, café que está en su momento óptimo. Permanentemente van renovando lo que sirven para asegurarse que a sus clientes les llega en su mejor momento, que es fresco, y que pueden disfrutar de todo el sabor.

Sin azúcar. “Para degustar el café en su máximo exponente, el azúcar no es necesario”. Así lo asegura Mónica McCoy, de Nømad Cøffee, quien también comenta que, para dar este paso, en muchas ocasiones se recomienda empezar por cafés más afrutados, con sabores más típicos, más extendidos, para ir llevando el paladar por un viaje que se acerque más y más cada vez al sabor del café más puro y poder saborearlo y disfrutarlo como una bebida sibarita.

Información y educación. Para conseguir educar el paladar, aunque sea poco a poco, paso a paso, la mejor manera es mediante información y educación. Los baristas ofrecen en los propios locales todos los detalles que los clientes reclaman sobre el producto, desde su origen y elaboración, hasta el porqué del gusto que deja en nuestro paladar. Pero, además, van más allá organizando, además, actividades formativas en torno a esta bebida.

Catas. Para completar estos puntos, el café, como si de vino se tratase, protagoniza también catas profesionales. En ellas se conjuga la información y educación con una profesionalización aún mayor, que sirve para extender todo el espectro de calidad alrededor del café.

Resumen
Título
Barcelona Café Week, el café se hace sibarita
Descripción
Un evento en el que múltiples cafeterías de Barcelona ponen de relieve cómo el café se está convirtiendo, cada día más, en una bebida sibarita.
Autor