Con el buen tiempo llegan también algunos problemas de logística, como por ejemplo trasportar las bebidas en perfectas condiciones a los lugares más frecuentados en esta época del año: el campo, la playa, el parque con los niños, el gimnasio e incluso el trabajo. Sin embargo, este verano, con las nuevas botellas de la colección […]

Con el buen tiempo llegan también algunos problemas de logística, como por ejemplo trasportar las bebidas en perfectas condiciones a los lugares más frecuentados en esta época del año: el campo, la playa, el parque con los niños, el gimnasio e incluso el trabajo.

Sin embargo, este verano, con las nuevas botellas de la colección Crave, el problema puede estar resuelto. Por un lado, las botellas disponen de un tapón de rosca con silicona que permite cerrarlas herméticamente; además cuentan con un componente térmico para mantener la bebida, incluso con gas, fría o caliente entre 2 y 3 horas perfectamente, gracias a su doble capa.

 Las botellas se pueden desmontar fácilmente a la altura del cuello dejando un amplio espacio para incorporar hielo, limón, menta, etc. sin que suponga ningún problema. También se pueden limpiar todos sus componentes en el lavavajillas.

Además incorpora dos vasos para servir la bebida, que se pueden colocar uno encima del otro convirtiéndose en un recipiente térmico que conserva la temperatura de la bebida. Fabricadas por la marca estadounidense de envases Aladin, tienen una capacidad de 0,75 litros y son (BPA-free) es decir no contienen Bisfenol. Su PVP es de 18,95 euros.


{jathumbnail off}