En plena época estival, tanto si estamos en la playa, en la piscina o en la terraza, preparando una rica barbacoa ¿quién se resiste a una refrescante cervecita o a un tinto de verano bien frío? Ahora, gracias a un eficaz dispensador, ‘Amarilla Glacial’, la temperatura idónea de todo tipo de bebidas, con o sin […]

En plena época estival, tanto si estamos en la playa, en la piscina o en la terraza, preparando una rica barbacoa ¿quién se resiste a una refrescante cervecita o a un tinto de verano bien frío? Ahora, gracias a un eficaz dispensador, ‘Amarilla Glacial’, la temperatura idónea de todo tipo de bebidas, con o sin gas, está asegurada.

Porque además, manejarlo es tan fácil como colocar sus tres placas, enfriadas previamente en el congelador, verter la bebida favorita, también enfriada con anterioridad y poner la tapa de modo que, si es el caso, se conserve el gas con toda la presión y… listo para servir.

No es necesario, por lo tanto, ninguna fuente de energía. Sin cables, conserva el frío durante cuatro horas y resulta muy fácil de llevar gracias al asa y al peso que no supera los 7 kilos. En reuniones de grupo, cada uno puede girarlo y servir automáticamente.

Amarilla Glacial está pensada no solo para particulares, sino también para restaurantes, chiringuitos de playa y bares. Se trata de una divertida opción para que los clientes disfruten de su bebida favorita en la mesa o en la barra y que ellos se sirvan a su ritmo. De este modo, disminuye el número de vasos que se utilizan y se reducen las salidas de los camareros para atender sus peticiones.

Toda la información detallada puede consultarse en esta dirección.

{jathumbnail off}