Pizza, sushi, hamburguesas, empanada, tortilla de patata, y hasta unos sabrosos nachos con guacamole… son algunos de los platos más populares para solucionar una cena rápida en casa pero, además, son todos ellos platos que maridan estupendamente con vinito, ya sea blanco, rosado o tinto.

Y es que, según un estudio de la consultora Kantar Worldpanel, dos de cada tres españoles ya compran comida a domicilio o para llevar y un buen porcentaje de las comidas de los restaurantes —el 7 %— ya se compran para ‘llevar a casa’, una tendencia que ha hecho que la oferta gastronómica se amplíe y, además de las típicas pizzas y hamburguesas, nos traigan a casa platos elaborados o nuestras recetas más tradicionales, como una rica tortilla de patata.

Platos que además, según la Interprofesional del Vino de España (OIVE), maridan estupendamente con vino, y solo hay que saber cómo combinarlos.

Cenas rápidas que maridan con un vino

Pizza. Este plato italiano cuenta un sinfín de variantes dependiendo de los ingredientes que le pongamos. El vino que nunca falla es un rosado o un tinto joven frutal que nos limpie de tanto queso y orégano.

Nachos con guacamole. Los nachos con guacamole maridan con un blanco sobre lías o joven. La untuosidad de esta receta mexicana le va muy bien a la frescura de vinos como un albariño, un verdejo, godello, viura…

Sushi. En cuanto a la estrella gastronómica japonesa, la mejor opción es un rosado o, en un momento dado, un espumoso. Para los más atrevidos, un fino es una opción novedosa que poco a poco está enamorando en el mercado nipón.

Hamburguesa. Si la opción de cena rápida es este típico plato norteamericano, lo suyo sería acompañarlo con un tinto joven o un crianza.

Tortilla de patatas. Un poco más elaborada pero siempre presente en todos los hogares españoles —ya seamos de tortilla con cebolla, o sin ella—, este plato marida con casi todo: un rosado, un blanco frutado o un tinto joven e incluso un crianza.

Empanada. Las más típicas son las de carne y pescado, pero al igual que la pizza, hay cientos de rellenos. Una buena idea es acompañarla con un vino con cuerpo, un tinto con crianza o blanco con barrica, y si es de la tierra mejor.

Embutidos. Un buen picoteo a base de jamón, fuet, lomo, chorizo… siempre sabe mejor con un tinto con cuerpo y de crianza.

Salados. Ya sean patatas fritas, frutos secos o palomitas, todo lo salado marida con un tinto con poco cuerpo, un rosado sin barrica, un blanco suave, un espumoso o un txakoli.

Aceitunas. Las tan socorridas aceitunas maridan con un blanco, un vermut y, por supuesto, un fino o manzanilla.

Resumen
Título
Cenas rápidas que saben mejor maridadas con un vino
Descripción
Pizza, sushi, hamburguesas, empanada, tortilla de patata, y hasta unos sabrosos nachos con guacamole… son algunos de los platos más populares para solucionar una cena rápida en casa.
Autor