Esta noche, cumpliendo la normativa europea, se hará efectivo el cambio de hora, pasando de la ‘hora de invierno’ a la ‘hora de verano’, una medida que tiene como finalidad aprovechar mejor la luz del sol y consumir así menos electricidad en iluminación.

Pero, además, independientemente del cambio de hora, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo y el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) recomiendan a los ciudadanos ahorrar energía durante todo el año haciendo un uso inteligente de los equipos que consumen energía, entre ellos la iluminación de los espacios públicos.

Seguir determinadas pautas o hábitos puede permitirnos, sin renunciar al confort, ahorrar hasta 100 euros al año, además de evitar emisiones contaminantes a la atmósfera.

  • Aproveche la luz natural. La luz del sol es gratis.
  • Olvidarse las luces encendidas cuesta caro. Cuando salga de un espacio no utilizado, apague la luz.
  • Hay bombillas que gastan mucho menos que las incandescentes. Se denominan de bajo consumo o fluorescentes compactas y son ideales para puntos de luz con uso diario superior a las 3 horas. Ahorran hasta un 80%.
  • También existe una alternativa más eficiente a las lámparas halógenas. Las lámparas LED pueden permitirle ahorrar hasta un 80% en el consumo de energía de ese punto de luz.
  • La iluminación localizada es una buena idea. Contribuye además a crear ambientes más confortables y acogedores.
  • Utilice colores claros para decorar su establecimiento. El ambiente es más luminoso y necesitará menos luces.
  • Limpie con regularidad las fuentes de luz. La suciedad acumulada dificulta la correcta difusión.
  • Utilice reguladores electrónicos de flujo para las halógenas. Permiten adecuar el nivel luminoso a una necesidad concreta.
  • Acuérdese de los tubos fluorescentes. Especialmente indicados para baños, cocinas, trasteros y garajes.
  • Instale detectores de presencia en las zonas de paso. Activan y desactivan automáticamente la luz.

El ‘cambio de hora’ comenzó a generalizarse, aunque de manera desigual, a partir de 1974, cuando se produjo la primera crisis del petróleo y algunos países decidieron adelantar sus relojes para poder aprovechar mejor la luz del sol y consumir así menos electricidad en iluminación. Se aplica como directiva desde 1981 y ha sido renovada sucesivamente cada cuatro años.

Desde la aprobación de la Novena Directiva, por el Parlamento Europeo y Consejo de la Unión, en enero de 2001, este cambio se aplica con carácter indefinido. Dicha Directiva está incorporada al ordenamiento jurídico español por Real decreto 236/2002, de 1 de marzo.

Resumen
Título
Cómo ahorrar energía con la iluminación
Descripción
El Ministerio de Industria, Energía y Turismo y el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) recomiendan a los ciudadanos ahorrar energía durante todo el año.
Autor