En verano, muchos días apetece preparar la comida en casa para disfrutarla después en el campo, la playa o la montaña. Pero en esta época, más que nunca es muy importante siempre elaborar los alimentos de forma segura y recordar mantenerlos durante el resto del día en un estado óptimo, sin que pierdan sus propiedades.

Por ello, desde el Instituto Silestone —plataforma internacional para investigar y divulgar sobre el espacio de la cocina, impulsada por el Grupo Cosentino— han querido ofrecer una serie de consejos prácticos para preparar un tupper sano y seguro y disfrutar de un agradable picnic fuera de casa.

Cómo preparar un tupper sano y seguro

Lo primero, planificación. Debemos organizar el menú para asegurar que no falten proteínas ni vitaminas, teniendo siempre en cuenta las proporciones recomendadas para cada grupo de alimentos.

Elección del tupper. El material del que esté hecho el tupper es muy importante. El cristal, por ejemplo, es mucho más frágil y pesado pero, a su vez, más higiénico y cómodo ya que permite comer directamente del recipiente. Por otro lado, el plástico es más ligero pero menos higiénico, ya que es más difícil de limpiar cuando el plato contiene aceite, grasas o alguna salsa. Ambos materiales pueden ser aptos para microondas, ya que únicamente se calientan las moléculas de agua que desprenden los alimentos y, por tanto, no existe ningún riesgo para la seguridad alimentaria.

Salsas. En verano debemos evitar las elaboraciones a base de huevo, muy especialmente si es crudo, como es el caso de la mayonesa. Además, la principal recomendación es que cualquier tipo de salsa que vayamos a usar la incorporemos al plato en el mismo momento en el que vayas a comer, de esta forma los alimentos no se oxidarán y evitaremos contaminaciones cruzadas.

Emplatado. También es importante que el tupper sea visualmente apetecible, para ello es aconsejable jugar con los colores de los alimentos, no temer a las especias y utilizar salsas —siguiendo las pautas anteriores— que aporten más sabor.

Lácteos: Los productos estables e higienizados siempre son la mejor opción. Es aconsejable priorizar el uso de quesos curados frente a los frescos, postres o lácteos industriales en lugar de los caseros, para asegurar así una mejor conservación de los alimentos, sobre todo en épocas de mucho calor.

Preparación. En este aspecto conviene ser precavidos y no consumir nunca alimentos que hayamos preparado con más de 48 horas de antelación, o si al servirlos tenemos alguna duda sobre su estado.

Reutilizar. Para una mayor sostenibilidad, y para evitar el despilfarro de alimentos es aconsejable reutilizar la comida que haya sobrado, pero no volver a congelar de nuevo las preparaciones, sobre todo si se han sido consumidas fuera del hogar, ya que podría dar lugar a intoxicaciones alimentarias.

Medidas de prevención. Por último, y muy importante en estos momentos de nueva normalidad, no olvidar tomar las medidas de prevención aconsejadas por las autoridades sanitarias en cuanto a la distancia social de seguridad, el lavado de manos y la utilización de mascarillas.

Resumen
Consejos veraniegos para comer de tupper, sano y seguro
Título
Consejos veraniegos para comer de tupper, sano y seguro
Descripción
En verano, apetece preparar la comida para disfrutarla después fuera de casa. Pero en esta época es muy importante elaborar los alimentos de forma segura y recordar mantenerlos durante el resto del día en un estado óptimo, sin que pierdan sus propiedades.
Autor