El proyecto Food Start Tech es una iniciativa promovida por el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA) y el Ministerio de Agricultura, Pesca y alimentación que, en su segunda edición, pretende, de nuevo, unir las necesidades de la industria alimentaria con las capacidades tecnológicas de CNTA y las nuevas propuestas, oportunidades y soluciones que ofrecen las startups.

Bajo un enfoque de emprendimiento innovador y colaborativo, la plataforma trata de dar respuesta a los retos que afronta actualmente la industria: mayor transparencia del origen de los productos, alimentos con menos aditivos, pero con el mismo sabor y proteínas alternativas a la carne, entre otros, en definitiva, afrontar las demandas alimentarias para el futuro del consumidor de hoy.

En definitiva, una plataforma para que los representantes de la industria alimentaria que forman parte del proyecto —Aceitunas del Guadalquivir, Agro Sevilla, Azucarera, Borges, Budenheim, Calidad Pascual, Congelados de Navarra, Florette, Grupo APEX, Grupo Helios, Grupo Riberebro, Mahou San Miguel, Grupo Palacios Alimentación y Tabuenca—, startups y CNTA colaboren entre sí de una forma distinta a la habitual, para innovar, abordar los retos de la industria, crear nuevas oportunidades de crecimiento en el mercado y potenciar una innovación de mayor valor que llegue al consumidor.

Demandas alimentarias para el futuro del consumidor de hoy

La definición de los retos constituye el momento clave del proyecto, ya que todas las actividades que se llevarán a cabo a lo largo de esta segunda edición pondrán el foco en ellos, precisamente para tratar de darles respuesta. La primera reunión se llevó a cabo hace unos días y los retos han quedado definidos de la siguiente manera:

Clean label: se tratará de dar respuesta a la creciente demanda de ‘etiquetado limpio’, a través de la búsqueda de ingredientes y saborizantes naturales, que permitan ofrecer soluciones ‘sin aditivos’, así como tecnologías que faciliten la reducción de aditivos y/o ingredientes.

Mejora de perfil nutricional (‘sin’, ‘reducido’): con el objetivo de reducir azúcar, sal y grasas en los productos sin modificar el sabor ni la textura, se buscarán ingredientistas que estén desarrollando soluciones y busquen empresas con las que colaborar en el desarrollo y/o validación de las mismas.

Productos funcionales: se avanzará en la búsqueda de soluciones alimentarias que tengan efectos beneficiosos para la salud de los consumidores y que sean fáciles de ingerir. Se trata, por tanto, de buscar productos alimenticios con características funcionales, así como ingredientes innovadores funcionales.

Seguridad alimentaria y calidad: en la actualidad hay muchas soluciones y tecnologías en desarrollo, tanto en el ámbito de la planta industrial (análisis en fábrica y en continuo) como en el del consumidor (con cada vez un mayor acceso a la tecnología a través del móvil). Para poder evaluar estas nuevas tecnologías, las empresas que estén interesadas podrán formar parte de pilotos y validaciones en este ámbito de tanto interés para la industria alimentaria.

Proteínas alternativas: la demanda de productos ricos en proteínas alternativas a la carne no para de crecer. Para conocer las últimas novedades en este ámbito, se tratará de descubrir nuevos productos alimentarios ya en el mercado, nuevos ingredientes ricos en proteínas (insectos, algas, vegetales, setas etc.) que se puedan incluir en formulaciones de productos existentes y nuevas tecnologías para la producción de alimentos con proteínas alternativas.

Subproductos y vertidos: debido a la creciente conciencia medioambiental y a la preocupación de las empresas por cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible, se decide incorporar este reto como novedad de 2019. A través de un enfoque exploratorio se identificarán posibles sinergias y colaboraciones en la gestión agrupada de ciertos deshechos.

Resumen
Demandas alimentarias para el futuro, del consumidor de hoy
Título
Demandas alimentarias para el futuro, del consumidor de hoy
Descripción
Un proyecto para que las industrias alimentarias, startups y CNTA colaboren para innovar, abordar los retos del futuro, crear nuevas oportunidades de crecimiento y potenciar una innovación de mayor valor que llegue al consumidor.
Autor