A Malta se la define como “el secreto mejor guardado del Mediterráneo”. Y es que, entre otros sugerentes secretos, la gastronomía maltesa se basa en una cocina de fusión mediterránea que aúna influencias, matices y sabores de diferentes países como España, Francia, Inglaterra, Italia o Turquía, un fiel reflejo de su historia, la de un país por el que han pasado múltiples culturas que han ido dejando su impronta.

Por eso, para vivir íntegramente la experiencia maltesa, no se trata sólo de visitar sus islas sino de hacer un viaje gastronómico por sus productos y platos tradicionales. Estos diez platos, probablemente los más representativos de la cocina tradicional maltesa, son un ‘aperitivo’ de las muchas delicias que se pueden disfrutar en una escapada al archipiélago.

Stuffat tal-fenek o Guiso de conejo. La cocina tradicional maltesa se basa en los productos de temporada y, entre los platos más destacados está el Stuffat tal-fenek o Guiso de conejo, el plato nacional por excelencia, un plato cargado de sabor.

Soppa tal-armla o Sopa de las viudas. La Sopa de las viudas es otro plato típico casero, hecho a base de huevos, verduras, fideos y Gbejnjet, el queso tradicional de Gozo.

Tortal tal-lampuki o Pastel de lampuki. De las aguas maltesas procede este delicioso pescado, similar a la dorada, que puede ser consumido fresco en cualquier puerto, como en el pintoresco Marsaxlokk. Conviene probar el Lampuki en cualquiera de las formas en las que se prepara en las islas maltesas. Una de ellas, el Tortal tal-lampuki o Pastel de lampuki, muy similar a lo que sería una empanada de pescado.

Pastizzi. En todo viaje se ha de probar la gastronomía de la calle y el tentempié por excelencia consumido en las calles maltesas son los Pastizzi: rollos de hojaldre rellenos de Ricotta (queso fresco) especiado o puré de guisantes.

Ftira. Los amantes de la cocina italiana no pueden dejar de probar la Ftira, una especie de pizza propia del archipiélago. Un delicioso plato similar al italiano, pero al más puro estilo maltés.

Hobz Biz-Zejt o Sándwich maltés. Perfecto para disfrutar como tentempié. Aunque los establecimientos más tradicionales lo preparan con rodajas de pan crujiente, la tendencia actual es hacerlo con pan de cereales. Para darle sabor al pan, se le suele untar un poco de pasta de tomate maltesa, cuyo sabor destaca por ser ligeramente dulce, y se le añade menta, cebolla y queso de oveja, todo ello regado con un delicioso aceite de oliva. Además de esto, se le pueden incluir otros ingredientes como alcaparras o sardinas.

Penne biz-zalza tal-fenek. Una vez más, la influencia italiana se deja ver en la variedad de platos de Maccheroni y Spaghetti que se acompañan con diversas salsas. Uno de estos platos son los Penne biz-zalza tal-fenek a los que se da un toque claramente maltés, carne de conejo.

Timpana. Siguiendo con la pasta, la Timpana es un pastel muy popular en las islas maltesas. Se trata de una especie de empanada de macarrones con salsa boloñesa.

Imqaret. Para finalizar cualquier festín no pueden faltar los Imqaret, tradicionales y exquisitos dulces presentes en todas las celebraciones maltesas. Están hechos de hojaldre frito relleno de dátiles y suelen consumirse calientes.

Helwa tat-Tork o Dulce de Turquía. Con claras raíces en la cocina turca, la Helwa tat-Tork es una mezcla azucarada de almendras machacadas y enteras con Tahini o masa de sésamo.

Además de todos estos platos, en Malta se puede comer muy buen marisco en muchos de los restaurantes que salpican la isla, especialmente en la zona de Valletta o en Marsaxlokk. Otras delicias muy a tener en cuenta —si aún queda hueco en el estómago— son los Zalzet, salchichas maltesas aderezadas con cilantro, y la Bigilla, un paté de judías que se sirve con el afamado pan maltés y aceite de oliva.

En el apartado dulce, además de los Imqaret, las exquisiteces favoritas como postre son los Kannoli (masa de pastelería frita y crujiente con requesón) y los postres al estilo siciliano Semi-freddo, mezcla de bizcocho, helado, frutas escarchadas y nata.

Resumen
Título
Diez sabrosos platos de la cocina tradicional maltesa
Descripción
La gastronomía maltesa se basa en una cocina de fusión mediterránea que aúna influencias, matices y sabores de diferentes países como España, Francia, Inglaterra, Italia o Turquía, un fiel reflejo de su historia.
Autor