El vino, bebida milenaria, ha formado parte de las diferentes culturas de la humanidad desde hace unos 6.000 años y desde entonces se le ha relacionado con la salud y la longevidad de quien consume esta bebida, y alimento, moderadamente.

El vino forma parte de nuestra historia y de nuestra cultura. Las grandes civilizaciones de la historia de la humanidad han reinventado la cultura del vino continuamente: egipcios, fenicios, romanos… estableciendo una relación del ser humano con la naturaleza, la tierra y la viña de las más longevas y fructíferas amén de ser de las más placenteras y beneficiosas para la salud.

Y en esta línea, desde la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición (FIVIN) han elaborado un decálogo que recoge los beneficios de un consumo moderado de vino.

Razones para disfrutar del vino moderadamente

  1. PROTECTOR ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES. El consumo moderado de vino tiene una incidencia en la reducción de las enfermedades cardiovasculares y arterosclerosis. Uno de los mecanismos implicados en este efecto protector consiste en el aumento de las lipoproteinas de alta densidad, inhibiendo la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad y la agregación plaquetaria y su efecto antioxidante.
  2. VINO Y APARATO DIGESTIVO. El vino actúa de bactericida y excitosecretor de la saliva por el alcohol, actuando de coagulador de las proteínas y lubricante del bol alimenticio, facilitando la masticación, destruyendo los componentes saburrales, ayudando a una mejor digestión y siendo beneficioso para problemas de halitosis, faringitis crónica, estomago caído, úlceras, diarreas y estreñimiento.
  3. ANTIOXIDANTE. El vino, por sus componentes antioxidantes como es el resveratrol, induce la activación de las MAP cinasas, implicadas en la expresión de los genes reguladores de la transmisión de la señal celular en las neuronas, previniendo y beneficiando en el envejecimiento cerebral y las posibilidades de sufrir Alzheimer. El consumo moderado ayuda a proteger al organismo de las enfermedades provocadas por el daño oxidativo.
  4. ANTICANCERÍGENO. El resveratrol que contiene el vino tiene un potente efecto anticancerígeno y frena la progresión tumoral. Un consumo moderado y constante reduce la aparición de tumores en un 94% induciendo así una protección ante el cáncer. Inhibe las fases de proliferación de las células cancerígenas. La acción inhibidora del resveratrol se produce sobre el estado de iniciación, el de promoción y el de la progresión de las células tumorales.
  5. ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS. Otro beneficio que aporta el vino sobre la salud es que contribuye a mantener viva la memoria. Un consumo moderado de vino mejora la función cognitiva y previene enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Además, el vino tinto ayuda a suprimir las alteraciones en el hipocampo —área de la corteza cerebral—, por lo cual mejora los problemas de memoria, de aprendizaje y las alteraciones en el estado de ánimo y, en consecuencia, reducir la angustia, la ansiedad y la posibilidad de sufrir depresiones.
  6. BACTERICIDA. Los taninos y antocianos que contiene el vino actúan de bactericidas, y son capaces de inhibir diferentes bacterias causantes de infecciones. Los virus son agentes infecciosos y están formados por ácidos y rodeados de una cubierta proteica. El vino, por su afinidad con las proteínas y su contacto con el virus, hace que pierdan virulencia y no se fijen en las células sanas.
  7. ANTIINFLAMATORIO Y TONIFICANTE NATURAL. El vino es un antiinflamatorio natural. El resveratrol que contiene reduce el edema en sus distintas fases. Por su contenido de vitamina B y minerales actúa como tonificante.
  8. ANTIHISTAMÍNICO NATURAL. El vino contiene procianidina, una sustancia del grupo de los taninos que evita la formación de la histamina, la sustancia responsable de las reacciones alérgicas. Un consumo moderado es beneficioso para las personas alérgicas.
  9. VINO Y DIABÉTICOS. Un vino correctamente vinificado no contiene productos glucídicos asimilables por el hombre y, por lo tanto, no produce ninguna alteración sobre el equilibrio metabólico de un paciente diabético, tanto sea tratado con medicación oral como con insulina.
  10. VINO Y CULTURA MEDITERRÁNEA. El vino es un alimento que forma parte de la cultura tradicional de los países mediterráneos y, por lo tanto, es importante transmitir la cultura del vino en el entorno familiar y social, de forma que se aprenda a consumirlo de manera moderada y responsable. El vino está hecho para acompañar las comidas, y una buena comida, para que la acompañe un vino.
Resumen
Título
Diez saludables razones para disfrutar del vino moderadamente
Descripción
El vino, bebida milenaria, ha formado parte de las diferentes culturas de la humanidad desde hace unos 6.000 años y desde entonces se le ha relacionado con la salud y la longevidad.
Autor