Tras casi veinte meses de debate, el Parlamento Europeo ha tomado una decisión histórica — aunque controvertida — al apoyar una revolucionaria reforma que prohibirá devolver al mar los descartes de la pesca (la morralla, pescados que no tienen salida en el mercado), asegurando así la recuperación de los stocks pesqueros e iniciando la transición […]

Tras casi veinte meses de debate, el Parlamento Europeo ha tomado una decisión histórica — aunque controvertida — al apoyar una revolucionaria reforma que prohibirá devolver al mar los descartes de la pesca (la morralla, pescados que no tienen salida en el mercado), asegurando así la recuperación de los stocks pesqueros e iniciando la transición hacia una actividad pesquera de bajo impacto.

Aunque ni el sector pesquero ni el propio Gobierno Español están de acuerdo — no con el fondo, sino con los plazos — las organizaciones ecologistas consideran que se trata de una decisión sin precedentes y un ambicioso paso hacia la reforma de la Política Pesquera Común.

“La Unión Europea ha dado un gran paso hacia la gestión adecuada de nuestros recursos pesqueros. En nombre de Oceana, agradezco a los representantes de los ciudadanos europeos que hayan respaldado las peticiones de todo el mundo para actuar con urgencia en beneficio de la salud y el futuro de los océanos”, afirmaba Xavier Pastor, director ejecutivo en Europa de Oceana, la mayor organización internacional centrada exclusivamente en la conservación de los océanos, la protección de los ecosistemas marinos y las especies marinas amenazadas. 

A partir de esta decisión tanto el Consejo de Ministros de Pesca como el Parlamento Europeo comenzarán en breve las negociaciones con la Comisión para unificar sus respectivas posiciones y alcanzar un acuerdo final sobre la reforma para junio de 2013.

{jathumbnail off}