A principios de este mes de febrero, el Parlamento Europeo ha prohibido el uso de determinadas informaciones contenidas en las etiquetas de los alimentos, relativas a declaraciones nutricionales que indican porcentajes menores de ingredientes potencialmente perjudiciales para la salud. La nueva regulación rechaza declaraciones nutricionales con aseveraciones del tipo: “un 20% menos de azúcar” o […]

A principios de este mes de febrero, el Parlamento Europeo ha prohibido el uso de determinadas informaciones contenidas en las etiquetas de los alimentos, relativas a declaraciones nutricionales que indican porcentajes menores de ingredientes potencialmente perjudiciales para la salud.

La nueva regulación rechaza declaraciones nutricionales con aseveraciones del tipo: “un 20% menos de azúcar” o “un 15% menos de grasas saturadas”, por considerar que podrían inducir a error a los consumidores al ser alegaciones “ambiguas, equívocas y engañosas”.

El razonamiento se basa en que no debe anunciarse que un producto contiene un tanto por ciento menor de un nutriente si no se indica el contenido total de ese nutriente, que podría seguir siendo excesivamente elevado para los estándares saludables.

Incentivar a los productores a reformular sus productos

Además, los legisladores han considerado que este tipo de informaciones nutricionales ambiguas podrían desincentivar a los productores a la hora de reformular sus productos para cumplir los requisitos de las declaraciones ‘reducido’ o ‘light’.

En este sentido, el presidente de la comisión europea de Medio Ambiente, el alemán Matthias Groote ha declarado sentirse “satisfecho de que el Parlamento Europeo haya defendido los intereses de los consumidores, que tienen derecho a comparar claramente los alimentos para elegir con conocimiento de causa”.

{jathumbnail off}