En el restaurante del futuro el interiorismo será un ingrediente más de la propuesta gastronómica. Entre otros detalles, será fundamental el confort a través de la acústica, la iluminación, la distribución del espacio —tanto para comensales como para los movimientos del servicio— y los materiales que se empleen para su diseño.

La ambientación estética y funcional será tan importante como la experiencia gastronómica en el restaurante del futuro. No habrá una tendencia que prevalezca sobre otras, sino que será la combinación de varias, orientadas a un único objetivo: el disfrute sensorial del comensal.

Estas son algunas de las conclusiones de la segunda edición de Diálogo Silestone de Arquitectura y Gastronomía, una mesa redonda en la que el cocinero David Muñoz (DiverXO, Madrid, 3 estrellas Michelin) y el diseñador de interior Lázaro Rosa-Violán, especializado en proyectos decorativos de hoteles y restaurantes reflexionaron juntos por primera vez sobre la revolución actual en el modelo de restauración tradicional y cómo se perfila el restaurante del futuro.

El encuentro, organizado por el Instituto Silestone en el marco de la Semana de la Arquitectura de Madrid, giró en torno a un proyecto concreto: El nuevo restaurante DiverXo realizado por Rosa-Violán en el que la superficie ultracompacta Dekton de Cosentino ha sido clave para trasladar al interiorismo la creatividad que caracteriza al chef.

Imaginación, fantasía y creatividad

David Muñoz es reconocido por romper las reglas en todos los aspectos y no solo en su cocina. Su objetivo es sorprender y descolocar. El encargo que recibió Lázaro Rosa-Violán fue “crear un ambiente y una experiencia única para el comensal, que no dejara indiferente a nadie”, según confesaba el chef madrileño en el encuentro. El resultado es un espacio original, elegante y bello donde se ha logrado plasmar la imaginación, la fantasía y la creatividad que caracterizan al cocinero y donde el interiorismo y la selección rigurosa de materiales han conseguido proyectar una sensación de infinito, de algo que no termina, un concepto muy ligado a la experiencia de DiverXo.

David Muñoz y Lázaro Rosa-Violán explicaban, además, el difícil reto para crear una encimera en la zona de comedor inspirada en los años 70 cuya peculiar forma y dimensión —parecida a un riñón— dificultaba su producción. Cosentino utilizó para ello Dekton, una superficie de última generación con unas prestaciones perfectas para este proyecto.

Además del efecto estético, las superficies aplicadas en DiverXo ofrecen prestaciones innovadoras, entre ellas seguridad e higiene para el contacto con los alimentos, resistencia al calor y al frio, a la abrasión, a las manchas y al rayado, baja absorción de líquidos, así como gran durabilidad y facilidad de mantenimiento y limpieza. Son superficies que permiten un gran formato y recrear cualquier tipo de materiales, por lo que se adaptan a la creatividad y versatilidad del proyecto gastronómico.

Resumen
El restaurante del futuro, según David Muñoz y Lázaro Rosa-Violán
Título
El restaurante del futuro, según David Muñoz y Lázaro Rosa-Violán
Descripción
En el restaurante del futuro, el interiorismo será un ingrediente más de la propuesta gastronómica. Será fundamental el confort a través de la acústica, la iluminación, la distribución del espacio y los materiales que se empleen para su diseño.
Autor