La Cámara Alta española celebró esta semana el final del curso parlamentario con una iniciativa gastronómica que ha partido del grupo de senadores del PSOE por Baleares, quienes quisieron aprovechar ese desenfadado momento para promocionar públicamente la gastronomía de su Comunidad. Los senadores socialistas Xavier Ramis y Francesc Antich, acompañados por los miembros de Baleares […]

La Cámara Alta española celebró esta semana el final del curso parlamentario con una iniciativa gastronómica que ha partido del grupo de senadores del PSOE por Baleares, quienes quisieron aprovechar ese desenfadado momento para promocionar públicamente la gastronomía de su Comunidad.

Los senadores socialistas Xavier Ramis y Francesc Antich, acompañados por los miembros de Baleares por el Grupo Mixto Arturo Bagur y Margalida Font, organizaron una ‘muestra gastronómica’ en toda regla en las propias instalaciones del senado, en la que no faltaron los productos típicos de la isla, como puedan ser la famosa sobrasada y la no menos conocida ensaimada, una especie de catering personal al que asistieron el resto de miembros y personal de la Cámara.

El senador Xavier Ramis explicaba que su intención al organizar este evento ha sido la de «reivindicar el valor de la cultura y la gastronomía como un elemento clave para el turismo, un factor clave para conservar en el futuro la elaboración artesanal de estos productos tradicionales”.

baleares, mucho más que sol y playa

Dirigiendo un recuerdo a la reciente la Serra de Tramontana – la principal sierra de las Islas Baleares, situada en el noroeste de la isla de Mallorca- recientemente declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO,  el senador Ramis señalaba que «Baleares es sol y playa pero también es cultura y paisaje. Hay mucha cultura en muchos pueblos que se deben conocer».

El senador del PSOE consideraba en su presentación que “ese era un buen momento” para hacer esta acción de promoción gastronómica: «Este gesto simbólico de traer alimentos típicos de Mallorca al Senado sirve para poner en valor la riqueza cultural y gastronómica, promocionando de esta manera productos originarios de la isla y ayudando a proyectar una imagen más completa y atractiva de nuestra tierra», finalizaba Ramis.