Según un estudio realizado por el Observatorio de Precios de los Alimentos, dependiente del MARM, España es el tercer país del mundo y el segundo de la Unión Europea, en producción de dorada de acuicultura, siendo esta especie la segunda más producida a nivel nacional. El informe fue elaborado entre julio y noviembre de 2010 […]

Según un estudio realizado por el Observatorio de Precios de los Alimentos, dependiente del MARM, España es el tercer país del mundo y el segundo de la Unión Europea, en producción de dorada de acuicultura, siendo esta especie la segunda más producida a nivel nacional. El informe fue elaborado entre julio y noviembre de 2010 con datos obtenidos durante 2009.

 

Se llama acuicultura al cultivo de especies acuáticas, tanto animales como vegetales, por diversos sistemas de agua dulce o agua de mar, desde el cultivo directo en su propio medio hasta a base de instalaciones bajo condiciones totalmente controladas.  Los productos de acuicultura tienen una serie de características que les proporcionan importantes ventajas en el mercado, como son su frescura, calidad, disponibilidad todo el año y precios estables, además de su comercialización regular y previsible, tanto en fechas como en cantidades.

El estudio señala que la producción de dorada de acuicultura presenta una evolución creciente en los últimos seis años, con un incremento de la media anual de un 12,5% a nivel nacional, un 7,41% a nivel europeo y un 9,96% a nivel mundial, siendo la Comunidad Valenciana la mayor productora de dorada, con el 42% del total nacional.

En este sentido, la balanza comercial de dorada ha pasado de presentar un saldo negativo hasta el año 2006, a mostrarse prácticamente equilibrada en 2009. Los precios de las exportaciones se mantienen por encima de los de las importaciones, lo que muestra la buena valoración de la producción española en el mercado internacional.

Tendencia de consumo creciente

En 2009 el consumo per cápita de dorada en España se situó en 0,75 kilogramos por habitante, experimentándose una tendencia general creciente, ya que el aumento del consumo per cápita desde 2004 es del el 31,6%.

Con respecto a la distribución, el estudio destaca que se están acortando los tiempos de suministro, gracias al perfeccionamiento del proceso logístico y el uso de moderna maquinaria. Además, en el canal moderno se han desarrollado nuevas fórmulas en cuanto al formato de comercialización, como la utilización del envasado en atmósfera modificada, cuya principal ventaja radica en prolongar hasta 10 días su conservación.

En cuanto a la formación de precios, la fase de producción-comercialización en origen absorbe entre el 53% y el 59% del precio de venta al público, siendo el coste más representativo el pienso empleado en el engorde del animal, seguido del coste de adquisición de alevines. El coste del transporte del pescado fresco es elevado, en comparación con el que soportan otros productos, debido principalmente a la exigencia de cumplir con tiempos adecuados de suministro que aseguren la conservación del pescado.