La Denominación de Origen Protegida Aceite de La Rioja espera una cosecha superior a la de la campaña pasada. Si los árboles se mantienen sanos y reciben lluvias ligeras hasta el otoño, el desarrollo de los frutos será óptimo, según la DOP.

Si las condiciones climáticas son favorables hasta el inicio de la recolección, habrá más Aceite de La Rioja dado que los árboles tienen “una carga de muestra muy aceptable y presentan un desarrollo vegetativo excelente”, aseguran desde la Denominación de Origen Protegida Aceite de La Rioja, aunque en un reciente comunicado han avanzado que la cantidad de muestra por parcela es desigual según las zonas. En la región se encuentran fincas literalmente cargadas de oliva y otras donde predomina la escasez.

Aun así y según las previsiones el total de la cosecha será mayor que la campaña anterior y servirá para llenar los depósitos con el Aceite de La Rioja que se comercializará durante el próximo año. Ligeras precipitaciones en agosto y a principios del otoño, temperaturas suaves y la ausencia de plagas y enfermedades serían la garantía de un aumento en la cosecha de Aceite de La Rioja.

Buen año para el olivo

El año climático está siendo relativamente favorable para el desarrollo del olivo en La Rioja. Hasta la fecha, dos momentos han sido clave para la evolución del cultivo: las abundantes lluvias de finales del invierno y principios de la primavera, que han favorecido el estado vegetativo de los árboles; y el calor intenso de principios de junio, que ha afectado negativamente al cuajado del fruto.

Pese al tiempo anómalo y al ataque inusual del mosca de 2014 el olivo entró en el nuevo año con un buen estado vegetativo y sanitario. La ausencia de heladas durante el invierno y un inicio de la primavera marcado por las lluvias han servido para que los árboles hayan podido brotar con mucho vigor hacia los meses de marzo y abril. La floración ha sido excepcional, lo que inicialmente ha hecho presagiar una gran cosecha de oliva.

Sin embargo, a mitad de la primavera, los días han sido secos y calurosos. Como consecuencia, los efectos de las lluvias anteriores se han visto atenuados. Parte de la flor ha caído del árbol. Además, el calor intenso se ha prolongado hasta la primera semana de junio. Justo después, han acaecido días de tormentas y frío. El contraste climático ha interrumpido el cuajado, originando una merma en la cosecha, especialmente, en las zonas más tardías de La Rioja.

Aunque no será una cosecha excepcional en cuanto a cantidad, todavía queda una carga importante de muestra en los árboles y con un estado sanitario muy bueno. Las previsiones indican que la cosecha de aceituna en La Rioja será superior a la pasada y, en lo que respecta al Aceite de La Rioja, su producción seguirá en aumento.

Producción en aumento

La producción de Aceite de La Rioja crece de manera sostenida año tras año, independientemente de la marcha total de la campaña en La Rioja. Como ejemplo, durante la pasada campaña La Rioja vio reducida su cosecha de oliva en 2 millones de kilos debido a las condiciones adversas. En cambio, la cosecha de Aceite de La Rioja aumentó ligeramente.

El crecimiento que experimenta la marca de calidad está motivado por causas propias y ajenas al sector. Por una parte es innegable el auge del aceite de oliva, especialmente del virgen extra, en el ámbito internacional. Por otra, el sector oleícola riojano lleva años haciendo grandes esfuerzos por profesionalizarse y esto se está traduciendo en el incremento de la producción y comercialización.

 

Resumen
Título
Más aceite de La Rioja en la próxima cosecha
Descripción
La Denominación de Origen Protegida Aceite de La Rioja espera una cosecha superior a la de la campaña pasada. Si los árboles se mantienen sanos y reciben lluvias ligeras hasta el otoño, el desarrollo de los frutos será óptimo.
Autor