En el acto de presentación de un nuevo número de la revista “Milfulls” (Milhojas), editada por la Diputación de Girona y que tiene como objetivo fomentar la compra del producto de proximidad en los mercados municipales, el presidente de la Diputación Jaume Torramadé, ha apostado, como uno de los activos que ayudarán a salir de […]

En el acto de presentación de un nuevo número de la revista “Milfulls” (Milhojas), editada por la Diputación de Girona y que tiene como objetivo fomentar la compra del producto de proximidad en los mercados municipales, el presidente de la Diputación Jaume Torramadé, ha apostado, como uno de los activos que ayudarán a salir de la crisis, por la calidad de los productos de la provincia y su transformación en gastronomía de la mano de cocineros como Ferran Adrià, también presente en este acto.

“La gastronomía y los productos conllevan un valor cultural importantísimo y además contribuyen a promover nuestro territorio, especialmente desde los últimos 15 años, cuando se ha convertido en un gran atractivo turístico”, apuntaba Jaume Torramadé, quien aseguraba, además, que Girona es ya referente mundial en alimentación tanto por su producto como por cocineros como Ferran Adrià.

El presidente de la Diputación quiso también resaltar y agradecer la labor de muchos otros cocineros de Girona, la mayoría trabajadores anónimos que ofrecen sus propuestas en pequeños restaurantes o empresas familiares pero que con su esfuerzo diario y a veces oculto contribuyen día a día a que la gastronomía sea uno de los atractivos económicos y turísticos más destacados de la región.

 

La gastronomía de Gerona

La cocina de la provincia de Girona es muy  variada, con productos procedentes tanto de su rica huerta como del mar y la tierra, como los caracoles, que han dado lugar a algunos de sus platos típicos más sabrosos, como la langosta con caracoles o el conejo con caracoles.

El arroz también es un elemento fundamental en la tradición de esta zona, así como los derivados del cerdo -la butifarra, el bull, el paltruc- los quesos –como el Garrotxa, el Selva y el Tupí- los panes como la corona y los costrons, y los salazones como las deliciosas y finas anchoas de L´Escala.

Todo este conjunto de productos ha dado lugar a elaboraciones tan conocidas como la olla de pescadores, la patarrellada de mero, la escudella, las diferentes preparaciones a partir de la variedad de setas de sus montes, las habas a la catalana o los trabajados foies de oca.

Y para acompañar a cualquiera de estos platos, unos excelentes vinos de la denominación de origen Empordá -Costa Brava y de postre una copa de ‘ratafía’, un licor de nueces muy tradicional en toda la provincia.