Cada año, el chef Gunnar Eriksson y otros reputados cocineros de Suecia preparan tres menús típicamente escandinavos o internacionales, que son degustados por los miembros de la Academia, quienes finalmente eligen uno de ellos manteniendo en secreto su contenido hasta el día de la entrega de los diplomas. Eriksson es, desde una década, el responsable […]

Cada año, el chef Gunnar Eriksson y otros reputados cocineros de Suecia preparan tres menús típicamente escandinavos o internacionales, que son degustados por los miembros de la Academia, quienes finalmente eligen uno de ellos manteniendo en secreto su contenido hasta el día de la entrega de los diplomas.

Eriksson es, desde una década, el responsable de la cena de los premios Nobel en la Sala Azul del Ayuntamiento de Estocolmo, a la vez que dirige también los restaurantes Stadskällaren y Gyllenesalen, situados en el mismo edificio.

El Gyllenesalen tiene la peculiaridad de que en su ‘Sala Dorada’ se puede solicitar cualquier menú de la Cena de Gala de los Premios Nobel de cualquier año. Antes ha estado en el restaurante emblemático y muy tradicional sueco Källaren Diana en el Gamla Stan, en el casco viejo en Estocolmo.

Un producto español en el menú de 2010

En 2010, Gunnar Eriksson escogió un producto español, el Pato de Villamartin, para ser  servido a 1500 personas en la Cena de Gala correspondiente a ese año. En concreto, el chef sueco seleccionó el foie, el Magret y los muslos confitados.

Ahora, Gunnar Eriksson, acompañado de Anders Jonsson, de la mayor distribuidora de productos gourmet en Suecia, visitaran la empresa Selectos de Castilla y la granja donde se cría el Pato de Villamartin, del que el cocinero ha señalado que fue el tipo de cría y la calidad de los productos lo que le decidió a la hora de elegir estos productos palentinos por delante de sus competidores franceses, hasta el momento tan arraigados en los mercados internacionales.