A lo largo de la mañana de ayer domingo, en un acto organizado por la Asociación de productores de carne de potro Hispano-Bretón de Burgos y la Denominación de Origen del Arlanza, se repartieron en la Plaza mayor de Burgos más de 2000 hamburguesas, cocinadas in situ por varios cocineros locales. Con la celebración de […]

A lo largo de la mañana de ayer domingo, en un acto organizado por la Asociación de productores de carne de potro Hispano-Bretón de Burgos y la Denominación de Origen del Arlanza, se repartieron en la Plaza mayor de Burgos más de 2000 hamburguesas, cocinadas in situ por varios cocineros locales.

Con la celebración de este evento, convocado como un gesto de apoyo a la candidatura oficial “Burgos 2016”, como Capitalidad Europea de la cultura, sus organizadores han querido contribuir a demostrar que “la gastronomía también es cultura”, para lo que fueron necesarios alrededor de 1.500 kilogramos de carne, más de mil litros de vino y los correspondientes 2.000 especiales para hamburguesa.

El encuentro gastronómico sirvió a demás para difundir públicamente este tipo de carne poco conocida en nuestro país y que sin embargo cuenta con una excelente demanda fuera de nuestras fronteras, como es el caso de nuestros vecinos franceses o italianos, dos países que prácticamente tienen incorporado este producto como parte de su dieta habitual.

Una raza con historia

El potro hispano-bretón, una raza que tradicionalmente se usaba en labores de campo y de tracción y que al desaparecer estas funciones ha derivado al consumo humano, se cría en la zona norte de la provincia de Burgos, en la zona de Las Merindades y en otro pequeño núcleo cercano a la provincia de Soria, que produce un tipo de carne con unas particulares cualidades y un excelente sabor. Según diversos estudios realizados, se trata de la carne más saludable de todas, con muy bajo contenido en grasas y rica en Omega 3.

Como recurso, este producto supone un importante complemento a la economía burgalesa, con una producción que se exporta principalmente a Italia y que de no comercializarse acabaría teniendo como consecuencia la extinción de esta raza.