En Guardamar del Segura se cultiva la ñora desde hace más de ciento cincuenta años, de modo que se ha convertido en una verdadera seña de identidad de esta localidad alicantina, una tradición que, desde entonces, ha ido pasando de generación en generación a los agricultores locales.

Y ahora, a partir de finales del verano, coincidiendo con la campaña de recolección y procesado natural, la Ñora de Guardamar se comenzará a comercializar, por primera vez, como Marca Colectiva. De este modo llega a su punto final una antigua aspiración y una iniciativa que se gestiona hace meses.

Para ello, el Ayuntamiento de Guardamar del Segura presentará en el registro de asociaciones de las Consellerías de Justicia, Administración Pública y Reformas Democráticas la correspondiente documentación relativa a la Marca Colectiva gestionada por la Asociación Ñora de Guardamar, cuya Junta Rectora está formada por el propio Ayuntamiento, productores, comercializadores, y establecimientos de hostelería.

Marca Colectiva

Según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI o WIPO en inglés), las marcas colectivas se definen comúnmente como signos que permiten distinguir el origen geográfico, el material, el modo de fabricación u otras características comunes de los bienes y servicios de las distintas empresas que utilizan la marca colectiva. El propietario de la misma puede ser una asociación de la que son miembros esas empresas o cualquier otra entidad, ya sea una institución pública o una cooperativa.

Las marcas colectivas se utilizan a menudo para promocionar productos característicos de una región. En esos casos, la creación de una marca colectiva no sólo ayuda a comercializar estos productos dentro y, en ocasiones, fuera del país, sino que proporciona un marco para la cooperación entre los productores locales. De hecho, la creación de una marca colectiva debe acompañarse del desarrollo de ciertas normas y criterios y de una estrategia común. En ese sentido, las marcas colectivas pueden convertirse en un poderoso instrumento de desarrollo local.

Cabe mencionar, por ejemplo, los productos que poseen ciertas características derivadas de la región en que se producen y relacionadas con las condiciones históricas, culturales y sociales de esa región. El uso de las marcas colectivas puede servir para plasmar estas características y favorecer la comercialización de los productos en cuestión, en beneficio de todos los productores.

La Ñora de Guardamar

La ñora es un tipo de pimiento rojo perteneciente al género Capsicum annuum L, conocido como variedad bola, característico por su pequeño tamaño, su forma redonda, semicarnoso, de color rojo brillante e interior cargado de semillas.

Y uno de los lugares donde tradicionalmente más importancia ha tenido la producción de este producto es, precisamente, Guardamar del Segura, un lugar de Alicante que ha sabido trasladar el sabor y el aroma de su clima a las ñoras que produce, para crear un condimento inigualable e imprescindible en una gran variedad de platos.

El sabor especial y único de la Ñora de Guardamar viene marcado principalmente por su forma de secado artesanal realizado, al igual que lo hacían las generaciones anteriores, sobre las finas arenas de las dunas, a escasos metros de la orilla del Mediterráneo, en un proceso tranquilo y pausado que se prolonga varios días, durante los cuales la ñora adquiere los aromas y sabores que la hacen inconfundible respecto a cualquier otra.

Resumen
Título
La Ñora de Guardamar se comercializará como Marca Colectiva
Descripción
A partir de finales del verano, coincidiendo con la campaña de recolección y procesado natural, la Ñora de Guardamar se comenzará a comercializar, por primera vez, como Marca Colectiva.
Autor