El Consejo de Ministros celebrado ayer viernes aprobó un Real Decreto que regula la concesión de ayudas del nuevo Plan de Impulso al Medio Ambiente (PIMA Aire), destinado a la mejora de la calidad del aire en España mediante la renovación del parque de vehículos comerciales de reparto y su sustitución por otros modelos más […]

El Consejo de Ministros celebrado ayer viernes aprobó un Real Decreto que regula la concesión de ayudas del nuevo Plan de Impulso al Medio Ambiente (PIMA Aire), destinado a la mejora de la calidad del aire en España mediante la renovación del parque de vehículos comerciales de reparto y su sustitución por otros modelos más eficientes y de menor impacto medioambiental.

El objetivo de este plan propuesto por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) y que cuenta con una dotación de 38 millones de euros, es reducir de manera significativa las emisiones de gases contaminantes y de CO2, ya que actualmente no existe ninguna otra iniciativa dirigida a este tipo de vehículos, los que más contaminan en las grandes ciudades. 

En la actualidad, más de un 70% de los vehículos de reparto que se utilizan para la distribución comercial en las ciudades españolas tiene una antigüedad de más de siete años y contribuyen de manera significativa a la contaminación atmosférica de las grandes ciudades. Los principales beneficiarios de esta iniciativa serán los profesionales autónomos y las empresas, a quienes se incentivará para que sustituyan sus vehículos comerciales ligeros antiguos por otros más eficientes.

Hasta 2.000 euros de ayuda 

Se podrán achatarrar vehículos de hasta 3.500 kilos con una antigüedad de más de siete años y se renovarán por otros modelos nuevos o seminuevos de ese mismo tonelaje, con etiqueta de eficiencia energética A, B, C y D (que se corresponden con el segmento más eficiente del mercado). La cuantía de las ayudas ascenderá a 1.000 euros por vehículo, en el caso de los menores de 2.500 kilos y de 2.000 euros, para los de más de 2.500 kilos.

Con la puesta en marcha de PIMA Aire y la renovación de este tipo de furgonetas, las emisiones de gases de efecto invernadero por vehículo sustituido caerán entre un 15% y un 20%. En el caso de las partículas (los contaminantes que afectan a la salud de una manera más directa), el descenso medio llegará a ser de un 94%, según las estimaciones del MAGRAMA. 

{jathumbnail off}