Desde que los celtíberos se hicieron presentes y sedentarios en nuestros territorios y comenzaron la cría de las piaras de cerdos, si hay un producto predominante en la historia de la gastronomía española, ése es el porcino, ya sea directamente la carne fresca o cocida, o en forma de embutidos y derivados, tanto curados como en salazón.

Jamón serrano, crema de queso manchego, rúcula y pistacho
77%Nota Final
Puntuación de los lectores 1 Voto
100%

El hecho es que hoy en día no hay región donde la tradición porcina y charcutera no esté presente; desde el lacón cocido de Galicia, con o sin grelos, y su androlla orensana y lucense, sin dejarnos los chicharrones, reyes del tapeo en Galicia, a las migas o las patatas revolconas extremeñas con sus torreznos, o esa manteca ‘colorá’ del desayuno andaluz. Sin olvidar las morcillas de Burgos, las carcamusas toledanas o la fabada asturiana que no se concibe sin su morcilla, su tocino y su chorizo, o los bollus preñaos Asturleoneses y las maravillosas sobrasadas mallorquinas. Y esos jamones de capa blanca, fuet, butifarras o longanizas, salchichones, chorizos y lomos, morcones de toda la geografía nacional.

Carne blanca, versátil, asequible, saludable y deliciosa, el cerdo es una auténtica estrella de la cocina española que da lugar a platos tan sabrosos como este Jamón serrano, crema de queso manchego, rúcula y pistacho, una receta del cocinero Iván Cerdeño (El Carmen de Montesión- Toledo) ofrecida por la Interprofesional del Porcino Español de Capa Blanca, INTERPORC, en su libro Nuestra estrella de capa blanca.

Ingredientes

  • 200 g de jamón de capa blanca loncheado fino
  • 200 g de rúcula
  • Brotes y germinados

Para la crema de queso

  • 450 g de queso manchego
  • 400 ml de leche
  • 400 ml de nata
  • 1 rama de romero
  • 1 rama de tomillo

Para la vinagreta de pistachos

  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 25 ml de vinagre de jerez
  • 15 g de pistacho picado

Elaboración

  • Cortar el jamón en lonchas finas.
  • Elaborar una infusión de leche y nata con tomillo, añadir el queso y triturar hasta obtener una crema.
  • Preparar una vinagreta con aceite de oliva virgen extra, vinagre de Jerez y pistacho pelado picado fino.
  • Para terminar, envolver crema con el jamón, adornar con la rúcula y los brotes frescos y aliñar por encima con la vinagreta.

La carne de cerdo de capa blanca es adecuada para incluir en una dieta equilibrada debido a sus propiedades nutricionales, ya que aporta proteínas —necesarias para el crecimiento y el desarrollo normales de los huesos en los niños— y minerales como el hierro y el zinc, que contribuyen a la función cognitiva normal. Además, es fuente de vitaminas del grupo B, (B, B, B y B), que destacan por su participación en el correcto funcionamiento del sistema nervioso e inmunitario (B y B).

Los cortes magros del cerdo, como el lomo, solo contienen 2,65 g de grasa por cada 100 g. Además, sus ácidos grasos son fundamentalmente monoinsaturados, principalmente ácido oleico, por lo que su consumo es muy adecuado en la alimentación semanal de toda la población para una dieta variada.

Dentro de una dieta equilibrada, los expertos recomiendan el consumo de carnes magras, como la carne de cerdo, entre tres y cuatro veces por semana de entre 100-125 g cada ración, eligiendo cortes magros como el solomillo, la cinta de lomo, las costillas de lomo y la pierna, y retirando la grasa visible antes de cocinar el alimento. Los embutidos pueden tomarse dentro de la frecuencia adecuada seleccionando principalmente los de menor contenido en grasa, como el jamón cocido.

Resumen
Nombre receta
Jamón serrano, crema de queso manchego, rúcula y pistacho
Publicado el...
Calificación
no rating Based on 0 Review(s)