Ayuda a eliminar toxinas, a controlar los niveles de colesterol malo, posee un alto contenido en fibra y proteínas, es una fuente ideal de minerales, ayuda a cuidar el sistema nervioso central… Es la leche de avena, un cereal que ha sido descrito por la FDA, la Agencia Alimentaria estadounidense, como un ‘alimento específico para la salud’.

La FDA (Administración Federal de Alimentos y Medicamentos) de Estados Unidos define la avena como un “alimento específico para la salud”. Y la llamada ‘leche’ de avena —una de las formas más cómodas y habituales en que tomamos este cereal— es una fuente de salud para el necesario equilibrio vital: refuerza la mineralización de los huesos, aporta un extra de proteínas, previene disfunciones de la glándula tiroides… Por ello, la firma Biocop, especializada en la producción y comercialización de alimentos biológicos, ha elaborado un decálogo con algunos de los beneficios que esta bebida supone para el organismo.

  1. Elevado contenido en antioxidantes, que nos ayudan a eliminar toxinas y nos protegen contra los radicales libres, responsables del envejecimiento prematuro. En este sentido, algunos estudios apuntan a que esta concentración de antioxidantes —mayor que en otros cereales— es anticancerígena. Por ejemplo, una investigación de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (Harvard T.H. Chan) apunta que las personas que consumen avena a diario tienen un 17% menos de posibilidades de sufrir una muerte prematura y un 15% menos de tener enfermedades cardíacas.
  2. Ayuda a reducir el colesterol. La avena es una fuente rica en grasas insaturadas omega 3 y omega 6, que ayudan a controlar los niveles de colesterol. Así lo apuntaba ya en los años noventa un estudio de la Universidad de Lund (Suecia), que concluyó que el consumo regular de avena facilita el cuidado de nuestra salud cardiovascular.
  3. La leche de avena también tiene un alto contenido en fibra, que facilita el tránsito intestinal y previene el estreñimiento, además de reducir el riesgo de sufrir hemorroides y problemas intestinales.
  4. La avena es el cereal que contiene más proteínas, que resultan esenciales para fortalecer los músculos. De hecho, consumir avena a diario nos proporciona hasta el 14% de la dosis de proteína recomendada.
  5. La leche de avena también es una fuente ideal de minerales, como el potasio, el magnesio y el zinc. Así, entre otras cuestiones, combate la desmineralización ósea.
  6. Consumir esta bebida también ayuda a cuidar el sistema nervioso central, pues la avena tiene un alto contenido en vitamina B, que nos ayuda a equilibrar los estados de irritabilidad o ansiedad, así como a aliviar el insomnio.
  7. La avena controla los niveles de azúcar en sangre, gracias a su bajo nivel de glucemia. Además, consumir bebida de avena también ayuda a reducir la demanda de insulina postprandial, de acuerdo con una investigación que cuenta con el respaldo de la Universidad sueca de Lund. Todo ello facilita el proceso de absorción de los nutrientes y resulta muy saludable para las personas que sufren diabetes.
  8. La avena también ofrece una alta cantidad de aminoácidos, que resultan esenciales para nuestro organismo y que debemos conseguir a través de la dieta, pues nuestro cuerpo no es capaz de sintetizarlos por sí solo. Entre otras funciones, los aminoácidos evitan el envejecimiento prematuro de las células, lo cual nos ayuda a tener una mejor salud.
  9. La bebida de avena es un aliado para mantener el equilibrio de nuestro organismo y para perder peso. Funciona como un regulador de apetito y proporciona una sensación de saciedad que además se completa con un aporte de energía durante mucho tiempo. Además, la avena nos ayuda a reducir la retención de líquidos.
  10. La avena ayuda a prevenir los problemas de tiroides, pues ayuda a controlar el funcionamiento de la glándula, gracias a su concentración de yodo. En concreto, resulta muy beneficiosa contra el hipotiroidismo.
Resumen
Título
La avena, un ‘alimento específico para la salud’, según la FDA
Descripción
La avena, un cereal que ha sido descrito por la FDA, la Agencia Alimentaria estadounidense, como un ‘alimento específico para la salud’.
Autor