La calle Laurel de Logroño, una céntrica e histórica zona de la ciudad conocida por su alta concentración de bares y restaurantes con una oferta casi ilimitada de pinchos, raciones y vinos a precios muy populares, se incorpora a los nuevos medios de comunicación estrenando página web. La iniciativa ha partido de la asociación La […]

La calle Laurel de Logroño, una céntrica e histórica zona de la ciudad conocida por su alta concentración de bares y restaurantes con una oferta casi ilimitada de pinchos, raciones y vinos a precios muy populares, se incorpora a los nuevos medios de comunicación estrenando página web.

La iniciativa ha partido de la asociación La Laurel, compuesta por más de 50 establecimientos ubicados en esta comercial zona compuesta por las calles Laurel, San Agustín, Albornoz y Travesía de Laurel, con el apoyo de una serie de bodegas riojanas.

En el acto de presentación del nuevo sitio web, que tuvo lugar ayer miércoles en las instalaciones del renovado Mercado de San Blas, la presidenta de la asociación explicaba que el contenido de la página no solo recoge información sobre los bares y restaurantes asociados, sino que es también un espacio para las actividades propias de la designación de Logroño-La Rioja como capital española de la Gastronomía.

Historia de la calle Laurel

La calle Laurel discurre paralela a la de Bretón de los Herreros, lugar en el que se levantaban las antiguas murallas de Logroño hasta que fueron demolidas en 1862. Fue entonces cuando se decidió reconstruir las casas colindantes, dando origen a lo que hoy en día es la calle Laurel.

En aquella época, no tenía acceso a la calle Bretón de los Herreros porque un edificio que se encontraba en lo que hoy es la Travesía del Laurel lo impedía. Debido a las quejas de los vecinos, que debían dar un largo paseo para poder acceder a la calle Laurel, el edificio se derribó en 1878.

Gracias al derribo se creó el bar más antiguo de Logroño, el ‘Blanco y Negro’, que hoy continúa siendo uno de los referentes de la Laurel con sus bocatitas de anchoa y pimiento verde.

Durante años, los bares se fueron estableciendo en esta calle. Ofrecían vinos de la tierra y pequeñas raciones de embutido o queso. Poco a poco, se fueron especializando en diferentes pinchos. La gente que acudía al lugar la bautizó como la ‘Senda de los Elefantes’, porque los que trataban de tomar un vino en cada bar terminaban con una buena trompa.  

La mayor concentración gastronómica de La Rioja

Conocida también como ‘la Laurel’, hoy en día se ha convertido en la zona con mayor concentración de especialidades gastronómicas y de tapeo de toda la Comunidad. Lugar de encuentro donde se capta el carácter sociable y amable de los riojanos. Los locales y las calles de la Laurel y aledañas se llenan de familias y amigos a la hora del vermú, la comida y cena.

Turistas y autóctonos comparten espacio en un maridaje perfecto entre gastronomía elaborada con productos de la tierra y los mejores vinos de la denominación de origen calificada Rioja.