Como sector estratégico que durante estos meses ha demostrado ser, la industria de alimentación y bebidas ha logrado resistir el impacto del COVID-19 empleo durante el primer semestre de 2020, no solo manteniendo el empleo sino, incluso, generando un ligerísimo 0,2 % más con respecto al cierre de 2019.

Los datos —ofrecidos por la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) en su Informe de Empleo 2020 elaborado con el apoyo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que recoge el comportamiento del sector durante los primeros seis meses del año— indican que la crisis sanitaria y económica provocada por el COVID-19 ha frenado la buena dinámica en la creación de empleo que la industria había consolidado tras cinco años consecutivos aportando cifras positivas.

El empleo en la industria alimentaria

En este sentido, la pandemia ha provocado un crecimiento plano en la creación de empleo durante el primer semestre de 2020 de modo que, en términos de ocupación, el sector en su conjunto solo ha sumado tan solo 835 nuevos puestos de trabajo en este periodo, un ligerísimo 0,2 % más con respecto al cierre de 2019, y permanece estable, confirmando así que los alimentos y bebidas siguen consolidándose como un sector estratégico y sólido desde una perspectiva económica y social.

Sin embargo, desde FIAB advierten que “las estadísticas recogidas en el Informe de Empleo 2020 no reflejan totalmente la situación real en el escenario laboral, puesto que no muestra el efecto de los trabajadores que se encuentran en ERTE”. La Federación calcula que en el mes de octubre alrededor de 9.700 empleos se encontraban en esta situación. De darse este hecho, tanto en términos de ocupación como de afiliación, se reflejaría una mayor caída.

El cierre de la hostelería

El buen comportamiento de las exportaciones y una demanda interna sostenida al inicio del 2020 dibujaban un escenario proclive a nuevos crecimientos del empleo, continuando la tendencia de años anteriores. De hecho, a comienzos del ejercicio, los niveles de ocupados se aproximaban a los 461.000 empleos tras acumular un importante ascenso del 4,4 %, un comportamiento que contrasta con el experimentado por el sector manufacturero y en el conjunto de la economía.

Pero los efectos de las medidas de confinamiento y las restricciones de movilidad nacional e internacional han perjudicado gravemente la actividad de la hostelería, un sector fundamental para los alimentos y bebidas. La dependencia de este canal para muchas empresas que destinan un elevado porcentaje de su producción a bares y restaurantes ha propiciado que este segmento muestre por primera vez desde hace años cifras de destrucción de empleo de cerca del 6 % en el periodo analizado.

Resumen
La industria alimentaria logra mantener el empleo en el primer semestre
Título
La industria alimentaria logra mantener el empleo en el primer semestre
Descripción
Como sector estratégico que ha demostrado ser, la industria de alimentación y bebidas ha logrado resistir el impacto del COVID-19 empleo durante el primer semestre de 2020, no solo manteniendo el empleo sino, incluso, generando un ligerísimo 0,2 % más con respecto al cierre de 2019.
Autor