El XVI Concurso de Txistorra de Euskal Herria, que se celebra coincidiendo con la feria de Santo Tomás de San Sebastián, ha otorgado el primer premio – la txapela a la mejor txistorra- a la empresa Laket Artesanos, un negocio familiar que tiene el obrador en Arbizu (Navarra), pero su origen está en Alsasua, en […]

El XVI Concurso de Txistorra de Euskal Herria, que se celebra coincidiendo con la feria de Santo Tomás de San Sebastián, ha otorgado el primer premio – la txapela a la mejor txistorra- a la empresa Laket Artesanos, un negocio familiar que tiene el obrador en Arbizu (Navarra), pero su origen está en Alsasua, en la carnicería Sebastián, más conocida como Casa Kirru, sede central de su venta al público.

Desde que en 1915, Sebastián López, bisabuelo de los actuales propietarios, abriera su carnicería en Alsasua, son ya cuatro generaciones las que han pasado por el obrador familiar y las que han ido aprendiendo y guardando el secreto de la mejor elaboración: «Seguimos haciendo la txistorra como la hacía el bisabuelo. Los ingredientes principales son magro de cerdo, tocino, pimentón y acertar las cantidades. Eso sí, con materia prima de calidad», explicaba Gema Lakuntza, uno de los cuatro miembros de la familia actualmente al frente de Laket Artesanos.

Chistorra y más

Se trata de la segunda ocasión en que el título a la mejor txistorra en el concurso de San Sebastián. Recae en esta empresa, que además de embutidos elabora también latos preparados de la máxima calidad, como unas carrilleras de cerdo ibérico que merecieron un diploma en la Feria Alimentaria de Barcelona, manitas de cerdo, callos o asados.

Un jurado de lujo

El jurado de esta edición del certamen –al que acuden los principales productores del país- estaba compuesto por tres cocineros de primer orden, como Juan Mari Arzak (restaurante Arzak), Josean Eizmendi (restaurante Illarra) y Xabier Zabaleta (Aratz).