El restaurante especializado en hamburguesas El Filete Ruso (Barcelona), se ha convertido en el primer establecimiento de este tipo en obtener la distinción Km.0 Slow Food otorgada por mantener el espíritu culinario de Slow Food, la asociación internacional que aboga por la ecogastronomía y el respeto por el producto y defiende la tradición alimenticia de […]

El restaurante especializado en hamburguesas El Filete Ruso (Barcelona), se ha convertido en el primer establecimiento de este tipo en obtener la distinción Km.0 Slow Food otorgada por mantener el espíritu culinario de Slow Food, la asociación internacional que aboga por la ecogastronomía y el respeto por el producto y defiende la tradición alimenticia de cada territorio.

Uno de los proyectos de esta organización es el llamado plato “Km 0”,  que responde a unas exigencias de calidad definidas por Slow Food que garantizan, que al menos un 70% de los productos seleccionados han sido adquiridos directamente del proveedor, que debe encontrarse en un radio inferior a los 100 km.; además, deben ser ingredientes ecológicos y estacionales y, a ser posible, deben haber sido considerados “baluartes”, es decir, deben ser protegidos por su excepcionalidad.

El Filete Ruso utiliza, entre otros ingredientes, dos de ellos: la alcaparra de Ballobar, la mongeta del ganxet, para elaborar, respectivamente, el steak tartare y la hamburguesa vegetariana ambos con productos de proximidad.

Desde hamburguesas a sopas de temporada

Siguiendo esta filosofía, El Filete Ruso incorpora la hamburguesa “estacional” elaborada con productos de temporada ecológicos y de proximidad algunos de cuyos ingredientes están protegidos por Slow Food; lo mismo ocurre con un “Glops” o chupitos de temporada, una crema o sopa (depende de la estación del año) que al igual que la hamburguesa estacional está hecha con productos estacionales ecológicos y de proximidad.

 

{jathumbnail off}