La relación entre el campo, la ciencia y la restauración suscita cada vez más interés. En el caso de Madrid, a pesar de ser una comunidad eminentemente urbana y con la mayor metrópoli de España, el peso de los sectores agrario, alimentario y ambiental, así como el empleo que generan en sus industrias relacionadas es […]

La relación entre el campo, la ciencia y la restauración suscita cada vez más interés. En el caso de Madrid, a pesar de ser una comunidad eminentemente urbana y con la mayor metrópoli de España, el peso de los sectores agrario, alimentario y ambiental, así como el empleo que generan en sus industrias relacionadas es de gran relevancia.

En este sentido, el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) — que reúne una serie de fincas experimentales y centros de tecnificación — ha recibido a lo largo de 2012 cerca de mil visitas de profesionales y estudiantes a estas instalaciones experimentales agrarias que van desde centros de olivicultura y vitivinicultura a un centro de testaje de ganado vacuno, una bodega experimental o un museo ampelográfico, hasta colecciones vivas de germoplasma vegetal o núcleos de ganado autóctono mantenidos en pureza.

Las instalaciones han sido visitadas para la realización de prácticas en cursos, máster y seminarios de carácter nacional e internacional y alta tecnificación, entre los que se encontraban el Curso de Sumilleres del Instituto de Formación Empresarial de Madrid o las visitas del Culinary Institute of America y la Escuela de Hostelería de Nueva York.

Ingenieros agrónomos, químicos agrícolas, veterinarios y tecnólogos de alimentos han sido los más asiduos. Algunos de estos estudiantes deciden posteriormente intentar la realización de un programa de máster o doctorado en el IMIDRA, en una línea de conexión de esta toma de contacto inicial con la formación científico-técnica, a través de los programas de prácticas y los convenios establecidos al efecto.

Pero también os profesionales agrarios se han acercado a estas fincas, como es el caso de la UPA, Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, así como empresas multinacionales (DSM) o asociaciones dedicadas a la preservación de recursos naturales (ARBA: Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono) o al fomento de huertos urbanos (Asociación Helechos).

{jathumbnail off}