A lo largo de su primera década de historia, el premio Cocinero Revelación, otorgado por Madrid Fusión, ha venido a reconocer el talento y el potencial de jóvenes promesas de la gastronomía. Diez años de historia son suficientes para poder echar la vista atrás y comprobar cómo a día de hoy algunos de los premiados […]

A lo largo de su primera década de historia, el premio Cocinero Revelación, otorgado por Madrid Fusión, ha venido a reconocer el talento y el potencial de jóvenes promesas de la gastronomía. Diez años de historia son suficientes para poder echar la vista atrás y comprobar cómo a día de hoy algunos de los premiados son grandes figuras del panorama nacional en sus respetivos restaurantes. Sin duda, para todos, el reconocimiento supuso un impulso a su trayectoria y una motivación para seguir adelante con las más altas metas.

El próximo 24 de septiembre, Madrid Fusión reúne a los diez cocineros galardonados desde 2003 con el comienzo de los premios, hasta 2012, en el restaurante Ars Natura Manolo de la Osa, cuyo chef, Jesús Segura, es el último de los distinguidos con esta importante mención.

Cada uno de ellos aportará una receta a esta comida homenaje que servirá también como punto de encuentro para que tengan la oportunidad de conocerse e intercambiar experiencias sobre sus respectivos restaurantes y opiniones sobre el panorama gastronómico nacional.

El impresionante currículum de quienes se van a reunir en Cuenca da una idea de lo complicado de ajustar todas las agendas para poder agrupar a la élite de los jóvenes talentos en la gastronomía actual. El prestigioso premio Cocinero o Restaurante Revelación es concedido por un jurado compuesto por medio centenar de periodistas gastronómicos españoles.

Algunos detalles sobre la trayectoria de los cocineros premiados:

2012. Jesús Segura. Restaurante Ars Natura Manolo de la Osa (Cuenca)

Apenas año y medio después de que el restaurante abra sus puertas, este joven cocinero nacido en Barcelona, pero de raíces conquenses, consigue una mención en la Guía Michelín, un Sol en la Guía Repsol y el reconocimiento del Anuario de la Cocina de la Comunidad Valenciana de Antonio Vergara.

2011. Óscar Calleja. Restaurante Annua (San Vicente de la Barquera)

Con 33 años, es el chef director del restaurante y en apenas cuatro años ha logrado una estrella Michelín. Se ha formado junto a los grandes maestros como Arzak, Pedro Larumbe o Ferrán Adriá en las aulas de El Bulli. El premio como Cocinero Revelación significó un nuevo rumbo en los fogones del Annua, que es un todo un referente de la cocina cántabra más vanguardista.

2010. Jaime Tejedor. Restaurante Libentia (Barcelona)

Lo que Jaime Tejedor ha conseguido en el restaurante Libentia es un buen ejemplo de la joven cocina barcelonesa. Junto con Didac Moltó y Sergi Ferrer, consiguió en 2010 que el placer (significado de Libentia en latín) sea la máxima de quien visita el establecimiento. Su cocina urbana y creativa les valió el premio Restaurante Revelación.

2009. Rodrigo de la Calle. Restaurante Rodrigo de la Calle (Aranjuez)

Varios años antes de su #revoluciónverde, este madrileño forjó su carrera en lugares tan emblemáticos con L’Hardy o Mugaritz aunque sin duda la clave de su éxito ha sido la innovación, con la aportación de la botánica a la gastronomía. Su primera estrella Michelín es sólo el anticipo de una prometedora y meteórica carrera.

2008. David Muñoz. Restaurante DiverXO (Madrid)

Apenas un año después de la apertura de su propio restaurante, este joven cocinero logró ser distinguido como Cocinero Revelación. Desde entonces, le han llegado numerosos galardones pero el mejor es, en sus palabras, ‘tener siempre la sala llena’. En la última edición de la Guía Michelín, DiverXO ha logrado su segunda estrella, un plus de responsabilidad pero también de motivación.

2007. Vicente Patiño. Restaurante Sal de Mar (Dénia)  

La cocina marinera del Sal de Mar y la garantía en la materia prima le hicieron valedor de la nominación como Cocinero Revelación. Después de la obtención del premio, ha trabajado en diversos restaurantes avalados por estrellas Michelín como el Café de París de Málaga, Casa Marcial o La Seu de la Moraira.

2006. Ricard Camarena. Arrop (Valencia)

Consiguió para el restaurante gastronómico del Caro Hotel tres soles de la Guía Repsol y una estrella Michelín. Sus últimos proyectos se reparten entre Madrid, donde está al mando de los fogones del restaurante Ramsés, y Valencia, con el recién inaugurado Ricard Camarena Restaurant, otro proyecto más informal, el Canalla Bistró, y el Central Bar, el bar del Mercat Central de Valencia.

2005. Iñigo Lavado. Restaurante Kukuarri (Irún)

Excelente currículum el de éste guipuzcoano que ha trabajado en algunos de los mejores restaurantes de España y Francia. En los comienzos de su carrera se trasladó a Paris donde colaboró con Alain Ducasse. Obtuvo el premio Restaurante Revelación en el congreso Madrid Fusión con el restaurante Kukuarri del Hotel NH Aranzazu. En 2005 iniciaría su propio proyecto en su ciudad natal.

2004. David Yárnoz. Faisandé (Madrid)

Símbolo de la nueva cocina vasca. Después del premio, el cocinero se embarcó en la aventura de crear su propio espacio en un mágico rincón de Navarra, El Molino de Urdániz. Cuando Faisandé recibió el premio como Restaurante Revelación era un restaurante que pertenecía a tres jóvenes con edades por debajo de los 25 años.

2003. Carmelo Bosque. La Granada (Zaragoza)

Uno de los más firmes valores de la nueva cocina, fue el primero en estrenar el galardón de Madrid Fusión en el año 2003. Algunos años antes había montado La Taberna de Lillas Pastia, restaurante, ubicado en el Casino de Huesca, que cuenta con una estrella Michelin desde el año 98 y con las mejores calificaciones en todas las guías. El premio a La Granada llegó sólo tres años después de su apertura.

{jathumbnail off}