Del 14 al 23 de septiembre próximo, el Grand Palais de París se convertirá una vez más en la sede de la edición de la Biennale des Antiquaires. Este año, la decoración recreará la típica calle de tiendas del París de finales del siglo XIX. Además, el histórico Salon d´Honneur ha sido totalmente renovado y […]

Del 14 al 23 de septiembre próximo, el Grand Palais de París se convertirá una vez más en la sede de la edición de la Biennale des Antiquaires. Este año, la decoración recreará la típica calle de tiendas del París de finales del siglo XIX. Además, el histórico Salon d´Honneur ha sido totalmente renovado y con motivo de esta celebración reabrirá sus puertas tras un cierre de más de 70 años.

 

En este magnífico enclave, un restaurante pop-up aportará el toque gourmet al evento. Varios de los Grand Chef Relais & Châteaux de Francia se unirán una vez más para mostrar su alta cocina en este singular marco. Cada uno de los Grand Chefs elaborará un exclusivo menú para el almuerzo y la cena de cada día de celebración de la Biennale.

El evento de inauguración incluirá una cena de gala con un menú creado por el renombrado Grand Chef Michel Guérard (Les Prés d´Eugenie Michel Guérard, en la villa francesa de Eugénie-les Baines).

grandes-chefs1Los mejores, en versión ‘efímera’

El programa en el Grand Palais incluye, además, la participación de primeras figuras de la cocina francesa como: César Troisgros (Maison Troisgros. Roanne), Michel Roth (Le Ritz. Paris), Jean-André Charial (Oustau de Baumanière. Les Baux-de-Provence), Jacques Chibois (La Bastide Saint-Antoine. Grasse), Jean-Michel Lorain (La Côte Saint Jacques & Spa. Joigny), Patrick Henriroux (La Pyramide. Vienne), Guy Martin (Le Grand Véfour. París), Michel Rostang (Michel Rostang Restaurant), Davy Tissot (Villa Florentine. Lyon) y Édouard Loubet (Bastide de Capelongue, Bonnieux en Provence).

Restaurantes pop-up

Hace ya más de tres años que la crisis económica y sus inevitables consecuencias en los cambios de hábitos de los ciudadanos, obligaron a un buen número de profesionales de la cocina británicos a agudizar su ingenio, para lograr salvar de algún modo la situación.

Cuando comenzaron los problemas, muchos restaurantes londinenses se vieron obligados a cerrar sus puertas. Los clientes no salían a cenar con la misma frecuencia de antes y los que lo hacían parecían buscar algo diferente, algo que les alejara aunque fuera por un momento de la triste situación económica en que se encontraba el país.

En este contexto, los pop up o restaurantes efímeros se han convertido en una tendencia al alza en la actual restauración internacional, con la utilización de espacios que nacen en localizaciones singulares de ciudades, o en plena naturaleza, para ofrecer de un modo intenso lo mejor de sí mismos y desaparecer a los pocos días.

Artículos relacionados:

¿Llega la moda de los ‘pop up’, restaurantes efímeros?

Restaurantes Pop-Up: “Un espacio efímero para una propuesta eterna”

{jathumbnail off}