De este tradicional plato se asegura que es el secreto mejor guardado de la gastronomía asturiana porque, aunque sus raíces son más antiguas incluso que las de la fabada, durante mucho tiempo pasó desapercibido más allá de los Picos de Europa. En el territorio del Principado, sin embargo, sin embargo, era el rey de la mesa durante los largos inviernos.

Es el pote asturiano —berza, patata, fabes y embutido, todo ello cocinado fuego lento—, un plato casero de origen humilde que hasta ayer domingo ha estado presente en la oferta de cerca de cien restaurantes de toda España que han participado en la segunda edición del Campeonato de España de Pote Asturiano, establecimientos ubicados en lugares tan diferentes como Cataluña, Baleares, Castilla la Mancha, Madrid, Alicante, Castilla y León y, por supuesto, Asturias.

Y, recién finalizada esta nueva edición del certamen, ya se ha hecho pública la relación de los quince restaurantes finalistas, seleccionados de acuerdo con las cerca de 21.000 valoraciones de 4.200 comensales realizadas todas ellas en base a sabor, compango, integración de la faba, experiencia global y maridaje. La final del certamen tendrá lugar este próximo miércoles, 20 de marzo en el Parador Nacional de Corias (Cangas del Narcea), en una cata a ciegas ante notario que presidirá Carlos Maribona, crítico gastronómico y Premio Nacional de Gastronomía.

Los mejores potes asturianos

Los quince restaurantes finalistas son los siguientes:

  • El Torneiro (Villayón)
  • Casa Aniceto (Jiménez de Jamuz, León)
  • Palacio de Méras (Tineo)
  • La Fueya de Tomás (Gijón)
  • Feudo Real (Grao)
  • El Tizón (Oviedo)
  • Alterna Sidrería (Oviedo)
  • Casa Tataguyo (Avilés)
  • María Luisa (Cangas del Narcea)
  • Real Club de Tenis de Gijón (Gijón)
  • Alma Mater (Avilés)
  • Casa Zapico (Bargas, Toledo)
  • Taberna Salcedo (Oviedo)
  • El Paraíso de Riberas (Soto del Barco)
  • Casa Migio (Mieres)

Un poco de historia

Los orígenes del pote asturiano son remotos: según recoge el Diccionario de Cocina y Gastronomía de Asturias, de Eduardo Méndez Riestra, ya en la Edad Media se cocinaba en los fogones de los hogares —de hecho, parece que toma el nombre del recipiente en el que se guisaba, pote—, aunque se cree que su consumo data de mucho tiempo más atrás. Entonces era un caldo espeso con harina o legumbre en el que se cocía la verdura u hortaliza más abundante: berzas, nabos…y algún embutido.

Con el tiempo, uno de esos potajes derivó en la fabada, santo y seña de la gastronomía asturiana, y el pote asturiano sumó ingredientes, como la patata, cuando llegó a España procedente de América. En la actualidad, y aunque existen varias versiones que incorporan embutidos y productos típicos de cada área de Asturias, en el pote asturiano son protagonistas las berzas, las patatas, las fabas de forma testimonial y el compango: morcilla, chorizo, oreja, chosco, xuan…

Resumen
Los mejores potes asturianos de España
Título
Los mejores potes asturianos de España
Descripción
De este plato se asegura que es el secreto mejor guardado de la gastronomía asturiana porque, aunque sus raíces son más antiguas incluso que las de la fabada, durante mucho tiempo pasó desapercibido más allá de los Picos de Europa.
Autor