Según una reciente decisión tomada por la reunión de ministros de Protección al Consumidor de la totalidad de los Länder alemanes, excepto el de Baviera, las autoridades sanitarias implantarán un nuevo sistema de control por el que a través de unas señales de tipo semáforo, se informará a los posibles clientes de un restaurante de […]

Según una reciente decisión tomada por la reunión de ministros de Protección al Consumidor de la totalidad de los Länder alemanes, excepto el de Baviera, las autoridades sanitarias implantarán un nuevo sistema de control por el que a través de unas señales de tipo semáforo, se informará a los posibles clientes de un restaurante de las condiciones sanitarias e higiénicas del establecimiento.

La señalización deberá estar situada en un lugar visible del local y en ella se mostrará, de un modo gráfico a base de una escala de colores en transición, los resultados de los últimos tres controles oficiales sanitarios realizados en el local.

Si el establecimiento se encuentra en perfectas condiciones, se destacará con el color verde. El  ámbar, sin embargo, indicará la presencia de algún tipo de infracción en materia sanitaria, mientras que una indicación en rojo alertará sobre incumplimientos graves, aunque estos no hayan sido legalmente considerados como motivo de cierre de las instalaciones.

Sistema comprensible a primera vista

La senadora de Sanidad del Land de Bremen, la socialdemócrata Ingelore Rosenkötter, declaraba recientemente a los medios alemanes: «Se trata de un gran paso en materia de protección al consumidor. Los consumidores deben saber cuál es el estado en lo que respecta a la higiene en los diferentes establecimientos alimentarios» añadiendo que aunque aún no está decidido el diseño gráfico definitivo, «lo importante es que sea comprensible a primera vista».

La previsión de la administración alemana es que el nuevo sistema comience a funcionar a partir del 1 de enero de 2012 en restaurantes, para posteriormente continuar su aplicación a otro tipo de establecimientos alimentarios como panaderías, carnicerías, supermercados e incluso mercadillos locales de comestibles.

En cuanto a negocios relacionados con este sector, pero que mantienen un escaso contacto directo con los consumidores, como podría ser el caso de empresas de reparto a domicilio, los clientes podrán consultar la información a través de una serie de páginas oficiales en Internet.