La sede central de la cadena estadounidense de comida rápida McDonald’s ha anunciado ahora que desde el pasado mes de agosto de 2011 ha dejado de usar hidróxido de amonio en la elaboración de sus hamburguesas. Este aditivo, clasificado por el USDA (Departamento de Agricultura de EEUU) como “un producto químico generalmente reconocido como seguro”, […]

La sede central de la cadena estadounidense de comida rápida McDonald’s ha anunciado ahora que desde el pasado mes de agosto de 2011 ha dejado de usar hidróxido de amonio en la elaboración de sus hamburguesas.

Este aditivo, clasificado por el USDA (Departamento de Agricultura de EEUU) como “un producto químico generalmente reconocido como seguro”, que se utiliza habitualmente en fertilizantes, productos de limpieza e incluso en explosivos de fabricación casera, se ha estado utilizando también –según declara la propia cadena- para la elaboración de sus hamburguesas.

Jamie Oliver inicia una campaña en contra

El chef británico Jamie Oliver, establecido en Estados Unidos inició el pasado mes de abril de 2011 en sus programas televisivos de este país una contundente campaña pública en contra de este producto, incluyendo en sus espacios detalladas demostraciones respecto a las consecuencias de la inclusión del hidróxido de amonio en la carne de vacuno, llegando a asegurar que “básicamente, estamos ingiriendo un producto que podría venderse como un alimento barato para perros, solo que adaptado para el consumo humano”.

Comunicado de McDonald’s USA

El comunicado de McDonald’s USA, que niega que su decisión se haya debido a la influencia de las argumentaciones de Oliver, es el siguiente:

“Las hamburguesas forman parte del corazón de los Golden Arches (arcos dorados que componen el logotipo de la compañía) y el hecho es que McDonald’s USA sirve carne de vaca 100 % inspeccionada por el USDA sin preservantes, ni rellenos, ni añadidos.  

Durante un número de años anteriores a 2011, para ayudar al suministro, McDonald’s USA utilizó en sus hamburguesas algunas pequeñas piezas de carne de vaca tratadas con amoníaco. Estábamos entre otros detallistas de alimentación que usaron este producto seguro.

A principios del año pasado, tomamos la decisión de dejar de usar este ingrediente. Ha estado fuera de la cadena de suministro de McDonald’s USA desde agosto pasado. Quisimos ser consecuentes con nuestra cadena global de suministro de carne de vaca y estamos siempre evolucionando en nuestras prácticas.”