En el transcurso de una reciente reunión de directores generales de Turismo de las diferentes Comunidades Autónomas celebrada en Melilla, el director general de Turespaña, Antonio Bernabé aseguró que “la presencia de cuatro culturas en un reducido territorio, la gastronomía y la relación entre deporte y mar son los principales atractivos turísticos que posee esta […]

En el transcurso de una reciente reunión de directores generales de Turismo de las diferentes Comunidades Autónomas celebrada en Melilla, el director general de Turespaña, Antonio Bernabé aseguró que “la presencia de cuatro culturas en un reducido territorio, la gastronomía y la relación entre deporte y mar son los principales atractivos turísticos que posee esta ciudad y que debe exportar para consolidarse como destino.

El patrimonio y la historia con la que cuenta Melilla es algo en lo que se ha trabajado a partir del plan de competitividad puesto en marcha con el apoyo de la Secretaría de Estado de Turismo, según afirmaba Bernabé, quien insistió que estas son las grandes líneas que Melilla ofrece como producto turístico y en la que, por tanto, se debe incidir para afianzar los resultados.

Una mezcla de sabores propia de cada comunidad religiosa

La multiculturalidad de su población, reflejada en una mezcla de sabores propia de cada comunidad religiosa, puede ser –en opinión del director general de Turespaña- una de las principales señas de identidad, por su singularidad, “algo de lo que también se beneficia la propia gastronomía local”.

Bernabé añadía, además, la posibilidad de potenciar los numerosos recursos y productos náuticos con los que cuenta Melilla, dada su cercanía al mar y la expansión que hoy día tienen todo este tipo de actividades.