Para hablar de Zoco hay que remontarse a finales del siglo XIX, cuando la familia Velasco elaboraba licores en la localidad navarra de Viana. Entre esos licores se encontraba el pacharán, aunque no es hasta 1956 cuando se empieza a elaborar con el nombre de Zoco para diferenciar el producto y dar relevancia a la marca, que conseguiría dar a conocer el pacharán navarro por toda la geografía española.

Y ahora, pasados ya más de sesenta años desde su aparición en el mercado, el icónico Pacharán Zoco da un nuevo giro a su historia y, sin perder de vista sus raíces y ese objetivo primordial de ser el nexo de todo “lo que de verdad nos une”, se moderniza y se sofistica con una espectacular nueva botella que deja atrás el modelo con el que se ha identificado durante casi medio siglo.

La emblemática marca presenta una nueva botella en la que las líneas se modernizan. Un diseño octogonal que, junto a su transparencia, son los dos rasgos protagonistas de este rediseño, con el objetivo de mostrar la gran calidad del líquido que contiene y manteniendo algunos elementos diferenciadores, como el texturizado en los laterales. El logotipo también refleja el cambio manteniendo la esencia, plasmándose en una etiqueta más limpia para dar toda la relevancia a la marca.

“El cambio que estamos acometiendo en Zoco no solo se limita a la nueva botella. Se trata de una evolución en la identidad y estrategia de la marca, a fin de hacerla más moderna y aspiracional”, comenta sobre este restyling Emilio Restoy Cabrera, director general de Grupo Diego Zamora, propietario de Zoco desde 2010.

Licor de endrinas

El pacharán se elabora de forma tradicional macerando endrinas en anís. La endrina, conocida como arañón en Navarra, pertenece a la familia de las ciruelas pero tiene un tamaño mucho más pequeño, inferior al de las cerezas. De color negro azulado, su sabor es ácido y astringente. Sorprende su falta de dulzor, razón por la que nunca se ha consumido como fruta. Sin embargo, como base para elaborar un licor, da lugar a una bebida tan deliciosa y original como el Pacharán Zoco.

Zoco 003

¿El secreto? Las endrinas recolectadas se dejan macerar en anís durante tres meses, según marca la tradición. Después de la maceración se separa el pacharán de las endrinas, se deja estabilizar de forma natural en depósito y se filtra para garantizar su brillo… y el Pacharán Zoco ya está listo.

¿El resultado? Servimos la copa de Pacharán Zoco y a la vista se nos presenta con ese color rojo tan ligado a Navarra, un rojo de intensidad media, con una tonalidad cereza que evoluciona a tonos tejas conforme el pacharán adquiere madurez. Al moverlo en la copa percibimos la densidad aportada por el anís en las gruesas lágrimas que se forman en el vidrio. El aroma es suavemente afrutado sobre un fondo anisado, con delicadas notas de ciruelas y cerezas que se expresan con una mayor intensidad después de un primer sorbo. La entrada en boca es fresca, porque el dulzor del anís equilibra la acidez de las endrinas. Y en el trago encontramos la mejor expresión aromática del pacharán: la fruta se aprecia más nítida que en nariz, dominando sobre el fondo anisado. Después del trago la fruta se mantiene en la boca para aportar una larga permanencia, acentuada por la ligera sensación astringente que estimula la salivación.

Para todos los gustos y momentos

El Pacharán es una bebida que cuenta con una larga tradición, sobre todo en tierras navarras, pero que al mismo tiempo se ha extendido fuera de la Comunidad Foral y ha sabido evolucionar y adaptarse a los nuevos hábitos y gustos de los consumidores.

Pacharán Zoco sigue abogando por la forma tradicional de consumir Pacharán, aquella que ha sido heredada de padres a hijos, pero también apuesta por nuevos modos de consumo. Tanto a la hora de tomar el licor, como en el uso que se le da dentro de la gastronomía Navarra. Porque ya sea a la manera más tradicional o innovadora, después de una comida o durante una reunión por la tarde, tomar un Pacharán Zoco siempre supone compartir un momento especial.

Pero, recientemente, y coincidiendo con el cambio de diseño de la botella, la marca ha dado un paso más allá, apostando también por el uso de Pacharán Zoco en la propia cocina, de la mano del chef David Yárnoz (El Molino de Urdániz, uno de los tres únicos restaurantes navarros con estrella Michelin), quien preparó un menú compuesto casi una decena de pasos que rendían tributo a sus orígenes, compartidos con los de Zoco, y que incorporaban los diferentes elementos que forman parte del proceso de elaboración del pacharán, desde las ramas del endrino, su fruto, la endrina, hasta el producto final, el propio pacharán: Salmorejo de remolacha aromatizado con Zoco, romero y fresas; Foie gras de pato ahumado con ‘prunus espinosa’; o Endrinas, sorbete de remolacha y piñones, son algunos ejemplos.

Resumen
Título
Nueva botella, nueva imagen, el pacharán Zoco de siempre
Descripción
Pacharán Zoco da un nuevo giro a su historia y, sin perder de vista sus raíces se moderniza y se sofistica con una espectacular nueva botella que deja atrás el modelo con el que se ha identificado durante casi medio siglo.
Autor