El Parlamento aprobó ayer la Ley de Residuos y Suelos Contaminados, que actualiza la legislación tras más de 10 años de aplicación de la primera ley de residuos. El nuevo texto articula la coordinación entre administraciones públicas, delimita las obligaciones de productores y gestores y, en definitiva, configura los instrumentos necesarios para llevar a cabo […]

El Parlamento aprobó ayer la Ley de Residuos y Suelos Contaminados, que actualiza la legislación tras más de 10 años de aplicación de la primera ley de residuos. El nuevo texto articula la coordinación entre administraciones públicas, delimita las obligaciones de productores y gestores y, en definitiva, configura los instrumentos necesarios para llevar a cabo una política de residuos más ambiciosa y eficaz.

La Ley recoge una nueva política de residuos que apuesta por la prevención, maximizando el aprovechamiento de los recursos, y la disminución de los impactos adversos de su producción y gestión sobre la salud humana y el medio ambiente.

Calendario de recogida selectiva

De acuerdo con la legislación comunitaria, antes de 2015 deberá llevarse a cabo una recogida separada de distintos materiales procedentes de residuos como papel, plástico, vidrio o metales, a la vez que se fomenta la separación en origen de los biorresiduos para su tratamiento biológico.

Adiós a las bolsas de plástico

Se establece un calendario hasta 2018 de sustitución de bolsas comerciales de un solo uso de plástico no biodegradable, y desde 2015, la obligación de marcarlas con mensaje sobre sus efectos en el medio ambiente.

Objetivos de prevención

Se incorpora un objetivo estratégico de prevención del 10% y un objetivo de preparación para la reutilización y reciclado de un 50% antes de 2020 para los residuos domésticos y similares. En el caso de los residuos de construcción y demolición el porcentaje se eleva al 70% en preparación para la reutilización, reciclado y valorización.

Las Administraciones Públicas deberán aprobar programas y planes de prevención y de gestión de residuos en el ámbito de sus respectivas competencias.

Los fabricantes asumen su parte

Los fabricantes y responsables de productos que con su uso se convierten en residuos, se involucrarán en la prevención y gestión de los mismos a través de la innovación asociada a productos y procesos, mercadotecnia y diseño, generando nuevas oportunidades laborales y sociales.

Depósito Devolución y Retorno

La Ley recoge la posibilidad de establecer en el futuro Sistemas de Depósito Devolución y Retorno (SDDR). Su implantación sería desarrollada reglamentariamente si se demuestra que es un instrumento técnico, económico y ambientalmente viable para una gestión más eficaz de los residuos.

Se refuerzan las funciones de vigilancia

Se refuerzan las funciones de vigilancia, inspección y control, en consonancia con la supresión de determinadas autorizaciones y su sustitución por comunicaciones. Asimismo se ha clarificado y completado el régimen sancionador.

Cada municipio, responsable de sus residuos

Se clarifican las competencias de las entidades locales en relación con los residuos generados en los municipios. Se actualiza el régimen jurídico de la producción y gestión de los residuos, se delimitan las obligaciones de productores y gestores, se simplifican trámites administrativos utilizando un registro compartido entre las Administraciones de modo que se garantice la transparencia y trazabilidad en la gestión.