Una compañía estadounidense, Intelleflex Corporation, líder en soluciones de visibilidad de datos sobre el estado de conservación de alimentos perecederos y productos farmacéuticos, ha desarrollado un nuevo sistema tecnológico que permite controlar en todo momento –incluso dentro de sus envases– la temperatura y condiciones en que se encuentran los productos. El sistema, bautizado como ‘Intelleflex […]

Una compañía estadounidense, Intelleflex Corporation, líder en soluciones de visibilidad de datos sobre el estado de conservación de alimentos perecederos y productos farmacéuticos, ha desarrollado un nuevo sistema tecnológico que permite controlar en todo momento –incluso dentro de sus envases– la temperatura y condiciones en que se encuentran los productos.

El sistema, bautizado como ‘Intelleflex Freshness Management’ (Gestión de frescura) permite a productores, cooperativas, distribuidores, establecimientos de venta, restaurantes y prestadores de servicios de alimentación disponer permanentemente y de forma visible de información en tiempo real sobre las condiciones de los alimentos y el respeto a la cadena de congelación, sin necesidad de desempaquetar o ni siquiera descargar los palés.

Evitar pérdidas por deterioro

Además de asegurar el estado de frescura de cara al cliente final y de garantizar el cumplimiento de las normativas oficiales e industriales, esta monitorización de la trazabilidad permite también reducir las pérdidas de producto debidas a su deterioro, un problema que genera graves pérdidas a la industria alimentaria, en todo el mundo.

Según un reciente informe del Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas (PNUMA), más de la mitad de los alimentos producidos a nivel mundial se pierde, se desaprovecha o debe ser descartado finalmente, como resultado de la ineficiencia en la cadena de suministro, la mala gestión de la temperatura o la falta de información en tiempo real acerca de las condiciones y período de vida útil de los productos frescos.

Optimizar inventarios

Intelleflex proporciona datos de temperatura de carnes, pescados, lácteos, alimentos frescos o congelados, que muestran al instante el historial de almacenamiento desde su envío y permiten conocer el ‘factor de frescura’, para de este modo optimizar la administración del inventario, mejorar la calidad de los productos y garantizar la seguridad para los clientes finales.

{jathumbnail off}