Una impresionante edificación benedictina del siglo XI, el Monasterio de Corias en Cangas del Narcea, quedará reconvertida a partir de la próxima semana en un nuevo hotel de lujo de la red nacional de Paradores tras unas obras que comenzaron en 2008 y han supuesto una inversión de más de 30 millones de euros. Fachada […]

Una impresionante edificación benedictina del siglo XI, el Monasterio de Corias en Cangas del Narcea, quedará reconvertida a partir de la próxima semana en un nuevo hotel de lujo de la red nacional de Paradores tras unas obras que comenzaron en 2008 y han supuesto una inversión de más de 30 millones de euros.

Fachada del nuevo parador Monasterio de Corias en Cangas del Narcea (Asturias)

La inauguración tendrá lugar el lunes 15 de julio de manos de la Reina doña Sofía con un acto al que asistirán también el presidente del Gobierno del Principado de Asturias, Javier Fernández Fernández y el ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Manuel Soria, entre otros representantes nacionales y locales.

Un poco de historia

El nuevo Parador de Corias se ubica en un monasterio fundado en 1032 y ocupado por monjes benedictinos. Entre los siglos XII y XIII alcanzó su máximo esplendor, llegando a poseer tierras en la mayor parte del occidente de Asturias e incluso de la vecina provincia de León.

En la planta sótano se encuentran interesantes restos arqueológicos de la primera construcción y se ha museizado toda esta parte para deleite de sus clientes. Desde las ventanas de las habitaciones se disponen las mejores vistas al entorno natural de Asturias.

Declarado Monumento Histórico Artístico Nacional, la planta describe un rectángulo de 8.000 metros cuadrados que engloba dos patios. El claustro se desarrolla en torno al patio principal, mediante siete arcos de medio punto en cada ala. La fachada principal está revestida toda ella con piedra de mármol, procedente de Rengos. La Iglesia, de amplios espacios al estilo toscano, tiene los muros recorridos por grandes pilastras dóricas planas. Planta de cruz latina, de una sola nave y dos filas de cuatro capillas a cada lado. Destaca sobre todo el gran retablo barroco, que tiene dos bajorrelieves con escenas de la fundación del monasterio.

Referente turístico y gastronómico

Con la rehabilitación, el interior del edificio ha adoptado un estilo actual con esencia netamente monacal que se corresponde con el confort de un edificio contemporáneo, especialmente en lo que respecta a su amplio restaurante —que se inaugura con la vocación de convertirse en referente turístico y gastronómico de la comarca— cafetería, o salón de clientes alojados, un agradable lugar de encuentro y tertulia. Además, cuenta con una piscina lúdica (spa), cabinas de diferentes tratamientos y gimnasio.

El Parador dispone de salones diáfanos destinados al turismo congresual, banquetes, presentaciones o cualquier otro uso, con medios audiovisuales. A su vez, estos salones pueden utilizarse conjuntamente con las terrazas exteriores y sus dos claustros.

 

Artículos relacionados

‘España, el destino que llevas dentro’

Cómo alargar la noche más corta del año

Los restaurantes de Paradores, una semana al 50% reservando online

Cenas veraniegas en terrazas inéditas

‘Enxebres’, la alternativa más informal de los Paradores gallegos

En primavera, vino, maridajes, bodegas y spa con uvas

Acuerdo para mejorar la formación gastronómica

Convenio para potenciar el turismo gastronómico

Reabren ocho de los 25 Paradores afectados por la reestructuración

Encuentros en la Judería

Paradores y juderías, una asociación histórica

¿De Parador a escuela de hostelería?

Tapas, copas y esquí en un Parador… el ‘NovaMás’

La Real Academia de Gastronomía asesorará a Paradores


{jathumbnail off}