Los reconocidos cocineros españoles Paco Roncero, de La Terraza del Casino en Madrid, Ramon Freixa, del restaurante Freixa Madrid, Dani García, de Calima, en Marbella y Toño Pérez de Atrio, Cáceres, compondrán una especie de «comité de sabios culinarios» para intentar romper con la idea establecida de que es imposible comer bien a bordo de […]

Los reconocidos cocineros españoles Paco Roncero, de La Terraza del Casino en Madrid, Ramon Freixa, del restaurante Freixa Madrid, Dani García, de Calima, en Marbella y Toño Pérez de Atrio, Cáceres, compondrán una especie de «comité de sabios culinarios» para intentar romper con la idea establecida de que es imposible comer bien a bordo de un avión, en este caso de Iberia.

Entre los cuatro suman nada menos que ocho estrellas Michelín (cada uno de ellos está en posesión de dos) y doce soles Repsol (tres cada cocinero), sin duda un buen aval para superar las evidentes  limitaciones logísticas y técnicas que conlleva el hecho de servir un buen menú a 30.000 metros de altura.

Superar las dificultades de una “cocina en vuelo”

Para ello, los laureados cocineros han centrado sus esfuerzos en el diseño de una nueva carta de platos calientes en la que han debido estudiar la mejor forma para que los productos sufran el menor deterioro posible a causa de los traslados, los ingredientes y puntos de cocción con más posibilidades de adaptarse a una cocina en vuelo.

Entre todos, también aportarán un interesante factor de diversidad geográfica y representación de toda la cocina española, ya que cada uno de ellos proviene de diferentes zonas y costumbres gastronómicas: Paco Roncero es de Madrid, Ramón Freixa catalán, Dani García es andaluz y Toño Pérez extremeño.

Aunque solo sea por la suma de galardones y esfuerzos, la realidad es que a partir de ahora los aviones de Iberia se van a convertir de algún modo en el primer restaurante del mundo con ocho estrellas Michelín, aunque no sea un título aplicable a nivel técnico.

Una fórmula con buenos antecedentes

Por otro lado, la fórmula de recurrir a primeras figuras de la cocina española no resulta nueva para compañía aérea,  que ya contrató en su día a Sergi Arola, con dos estrellas Michelín, o al maestro repostero Paco Torreblanca, con múltiples reconocimientos internacionales.

El proyecto, que se presentó oficialmente el pasado lunes, comenzará a partir del 1 de junio próximo, en principio destinado exclusivamente a los pasajeros de la clase Bussiness en vuelos intercontinentales, con la previsión de que más adelante sea también posible su servicio en los vuelos nacionales e internacionales, según informaba la compañía.