El consumidor actual demanda productos saludables, envasados en materiales seguros y sostenibles, sin renunciar a un diseño atractivo y que presente un etiquetado fácil de entender. Y en esta línea, valora los envases convenience por ser prácticos, cómodos, limpios y fáciles de cerrar y transportar.

Son algunas de las conclusiones que se extraen de una reciente investigación sobre packaging realizada por Consumolab —compañía perteneciente al centro tecnológico AINIA— en el marco del proyecto Convipack y de la que, sin embargo, también se deduce que las prioridades cambian según las necesidades concretas de cada segmento de población.

Por ejemplo, los millenials valoran más los envases ‘on the go’ —ergonómicos, fáciles de consumir en cualquier momento y lugar—, así como los que les restan menos tiempo a la hora de preparar la comida, sin tener que renunciar a la calidad ni al sabor, como los microondables. Por su parte, los seniors, un segmento de la población con gran fuerza de consumo, demanda envases con facilidad de apertura y una preparación sencilla, de tamaño y peso reducido, y con un etiquetado claro y fácil de interpretar.

Packaging adaptado a las nuevas tendencias

Los cambios demográficos, nuevos modelos de familia, hábitos de consumo adaptados al ritmo de vida actual, un consumidor más informado y exigente con tendencia a una dieta más saludable… Son algunos de los factores que han modificado las necesidades del mercado actual. En este sentido, el envase convenience es una tendencia de futuro y una exigencia ineludible para la industria alimentaria.

“Uno de los aspectos fundamentales que se han tenido en cuenta en el proyecto Convipack es la validación del envase convenience por parte del consumidor final. Las opiniones del consumidor nos permiten contrastar los resultados obtenidos a nivel de laboratorio para lograr una correlación más estrecha entre las prestaciones de los materiales convenience y las necesidades y requerimientos, tanto del productor de alimentos, que se encuentra con una oferta muy amplia de materiales convenience, pero que desconoce el comportamiento de estos materiales a la hora de adaptarlos al producto que elabora; como del consumidor final”, comenta José Ángel Garde, del departamento de tecnologías del envase de AINIA

Materiales más funcionales, sostenibles y seguros

En AINIA están trabajando especialmente en dos líneas de investigación sobre envases funcionalizados para alimentos o envases convenience. Por un lado, en la selección de materiales de envase con nuevas funcionalidades y diseños adaptados a las exigencias de los consumidores y, por otro, investigando materiales más sostenibles.

“Hemos logrado mejoras en la apertura del envase —más cómoda y sencilla—, y una mejor recerrabilidad del mismo. También hemos tenido en cuenta la posibilidad de que el producto se pueda cocinar en el propio envase, ambos aspectos muy valorados por los consumidores en los envases convenience”, explica Leonor Pascual, técnico del departamento de tecnologías del envase de AINIA en este proyecto, añadiendo que “el consumidor busca comodidad en el packaging y, además, quiere que el envase le muestre el producto y que éste sea saludable y fácil de preparar. Para responder a estos requerimientos las empresas de alimentación deben apostar por la innovación en nuevos materiales y funcionalidades de envases convenience que además, garanticen la seguridad de los alimentos”.

Resumen
El packaging y los nuevos estilos de vida del consumidor
Título
El packaging y los nuevos estilos de vida del consumidor
Descripción
El consumidor actual demanda productos saludables, envasados en materiales seguros y sostenibles, sin renunciar a un diseño atractivo y que presente un etiquetado fácil de entender.
Autor